You are currently browsing the category archive for the ‘Política’ category.

Dejamos atrás 2012. Un año en el cual hemos tenido más malas que buenas noticias. Un año en el que a casi todos nos ha tocado la crisis, a muchos de nosotros solo nos tocó la crisis, ya que las vacas gordas solo las vimos en tierras vecinas. Ahora que hemos culminado un año de alegrías y lágrimas, lo comenzamos con las últimas.

 

No hablo de las lágrimas que muchos hemos tenido que derramar al ver cómo los motores de nuestra economía se paralizaban, y cómo dejaban paralizados a seres muy cercanos a nosotros. Les hablo de unas lágrimas que no sé si llegaron a salir de los ojos de su portadora, les hablo de las lágrimas de la vicepresidenta, de Soraya Sáenz de Santamaría Antón. Un aviso, antes de que sigan leyendo: si lo que les interesan son gritos rabiosos sobre si actuaba o no, dejen de leer.

 

Si nos centramos en las lágrimas en exclusiva nos estamos equivocando de camino. Esas lágrimas no van a resucitar a aquellas personas que no han deseado continuar creyendo en la solidaridad de España, a la que aludió la vicepresidenta. Esas lágrimas no van a secar a aquellas que ya han sido derramadas, al ver cómo seres queridos desaparecían en esos ciclos que hacen que nuestras vidas se tambaleen: los económicos.Esas lágrimas no sé, ni sé si quiero saber, qué son.

 

Lo que sí que quiero saber es qué va a pasar con las familias que tienen un niño mayor de 3 años, esos que como ella dijo lo padecen sin ser culpables; a las cuales no acoge la medida que presentaba Sáenz de Santamaría, según dijo ella misma. Lo que quiero saber es qué va a pasar con los hogares que se han convertido en reinos silenciosos de la ninfa Eco. Lo que quiero saber, si es que se puede saber, es si de verdad cree que España puede salir adelante; si cuando la deuda diga de ser cobrada vamos a poder responder a lo que pedimos. Lo que quiero saber no es si Soraya Sáenz de Santamaría tiene lágrimas o es una gran actriz.

 

Me intriga saber si hay consciencia de que hay más cosas en crisis. La fe en el Estado español que casi todos levantaron hace ya años. Esa ruta democrática marcada por el sendero de D´Hondt. ¿Qué pensarán aquellos que hoy sufren la crisis, sin saber escribir prima de riesgo cuando sean mayores? ¿Qué recordarán de España? ¿Seremos nosotros, los de los noventa y los ochenta, los primos que viven en el extranjero, los que se fueron a ganarse la vida? Sinceramente, me dan ganas de llorar por la incertidumbre. Me dan ganas de preguntar: ¿España, qué va a ser de ti? Porque creo, y tal vez solo sea yo, que lo que hace falta son respuestas, hechos, garantías. Coincido con la vicepresidenta en que todo eso lo tenemos que hacer juntos; pero eso, juntos e informados; desde nuestra labor, asumiendo nuestra responsabilidad y creyendo en lo que hacemos, creyendo en el país que conformamos, creyendo en nosotros.

Anuncios

Buena parte de la información política parece haberse cimentado sobre un grosso, desinformado y doliente de abulia, y sobre una élite, informada, escéptica y en ocasiones terriblemente pragmática. Los medios han elegido su nicho social por ideologías; la retroalimentación se ha convertido en un negocio. Un negocio que no es muy rentable para la empresa periodística. Mientras que cada cual defiende a su sector, mientras que el periodista se asfixia por las ligaduras impuestas por el publicista; el ciudadano del grosso desinformado anda perdido, siente pánico por esos periódicos ininteligibles para él; se deja llevar por los titulares incendiarios y populistas o simplemente anda demasiado ocupado en su desidia y en su supervivencia, para ver que lo que sucede más allá de su hipoteca puede ser crucial para él. Paralelamente, surgen aquellos que convierten el periodismo en clases magistrales, para que la élite goce o para que se enfurezca, pero ese periodismo no está al alcance de muchos por escasez de bagaje, tiempo o costumbre, en ocasiones ni tan siquiera al alcance comprensivo de aquellos que lo citan.

De este modo, la política llega a presentarse como un mundo paralelo, cuyas consecuencias y cuyo precio pagamos todos. Estos ciudadanos que continúan su vida, dejando que los de arriba hagan su labor, se van distanciando más y más de la política ¿Qué puedo aportar? ¡Eso no es cosa mía, que se encarguen ellos! repiten algunos; al hacerlo la sociedad está olvidando, eso los que algún día tuvieron conciencia política, que estamos en un sistema representativo, donde cada voto cuenta. De este modo, el ciudadano basa en impresiones primarias la labor de un gobierno, las medidas se juzgan por sus resultados de hoy, para bien o para mal y los escándalos, las malversaciones se convierten en temas de tertulias indignadas y en pretextos para generalizar a los políticos. Conversaciones que desembocan en la más amarga desidia, en el sentir común de que el ciudadano es víctima de aquellos a los que ha elegido, o como en el caso de la mayoría de la población española, en la cual la abstención gana las elecciones frecuentemente, de aquellos a los que no ha elegido.

A la vista de esta desidia, que aumenta alarmantemente, deberíamos preguntarnos sobre el futuro de nuestro sistema y sobre la información que de él recibimos. En el momento en el que aumente el número de individuos que vean inútil su opinión o su voz sobre el sistema, este perderá su esencia, será ejecutado. Si la esencia del sistema es la representación y cada vez hay menos representados; acabamos en un sistema donde una minoría es la que elige y una minoría más minoritaria y progresivamente menos representativa y plural es la que gobierna. Ante esto se abren dos caminos: o bien abandonamos a ese grosso desinformado hasta que la demagogia dé las armas y las falacias necesarias para arrasar el sueño democrático, o nos bajamos todos del pedestal, el periodismo recuerda y demuestra que su deber, una necesidad social, es informar de forma clara, concisa y directa, no aleccionar o sentenciar y nos ponemos manos a la obra para que de forma progresiva el ciudadano que ha sido víctima de las políticas recuerde que es parte de ese sistema y qué tiene que aportar, si le dejan. En definitiva ante la tesitura actual el ciudadano se siente víctima de la política. Manteniendo la misma línea podría llegar el momento en el que sea verdugo de la misma y entonces…mejor no pensar en entonces y actuar hoy.

Ramón Luis Valcárcel, ese hombre que en el 95 convirtió Murcia en un bastión popular hasta estos días, hoy ha reconocido que en la huerta de España estamos deseando que se nos rescate. La cifra de este será de entre 200-300 millones de euros, según el líder del ejecutivo; el precio a pagar, reconoce, será muy duro. Habla en estas declaraciones de que puestos a “echar a gente de un pescozón” en caso de intervención Rajoy y Zapatero debían ser y haber sido los primeros. Pero las declaraciones del murciano; ese mea culpa por la crítica fácil del pasado; esa alusión a los millones de euros destinados a Lorca y ese olvido de  que muchos lorquinos no han visto ese dinero, etc. no acaban de explicarme que nos ha llevado a estos lares.

“El déficit murciano es producto de la construcción de autovías, colegios y hospitales” según Valcárcel Siso. Como murciano he sido beneficiario de autovías, colegios y hospitales regionales. A la par he sufrido los horarios del transporte público; una sanidad en las que los resultados que confirmarían un cáncer de colón tardaron tres meses y los malabares con las ratios y las optativas que han sido inherentes a los centros educativos.  Pero bueno, hablo como habla el señor Valcárcel, desde mi propia objetividad.

Me preocupa más que en que se ha gastado, las causas y consecuencias de ese gasto. Creo que deberíamos cambiar de personaje; dejamos a un lado a Valcárcel, que bastante polémica ha despertado hoy, y vamos a conocer los motivos según Juan Bernal Roldán.  De acuerdo con el vicepresidente y consejero de economía y hacienda, anteriormente mencionado, “tenemos una inmigración que está permanentemente presionando a nuestro gasto sanitario y educativo”. Olvida el vicepresidente que tenemos una población autóctona que ha recogido a los inmigrante en furgonetas para coger fruta; que ha explotado a 150-200 euros al mes a inmigrantes para cuidar, limpiar, etc., que ha arrendado pisos sin contratos a decenas de personas y todo esto sin tributar. Tendremos una inmigración que aumenta el gasto, pero también hay murcianos que han mermado las recaudaciones para su beneficio. Por supuesto, si luego les ha salido el tiro por la culata y su intento de ahorrarse 2 duros les ha costado varios millones… dejémoslo en que ha sido cosa del karma.

Bernal ha sido el principal artífice de un plan homólogo o técnicamente denomina Plan de Reequilibrio Económico-Financiero 2012-2013 con el que se pretende realizar un ajuste-recorte de 623.408.589 €. En el que se verán afectados interinos del sector educativo que se  “adecuarán” según el plan; asociaciones y fundaciones culturales, como la fundación de la Orquesta Sinfónica de Murcia que será suprimida; sin olvidar a las urgencias que se verán reducidas, así como los puntos de atención sanitaria y a las competencias de diversos hospitales que serán “optimizadas; la “optimización” también llegará a los partidos que recibirán un 10% menos y los altos cargos reducirán su salario un 3%; la política de acción social de la comunidad y el plan de pensiones de los funcionarios se suspenderán; algunas subvenciones agrícolas no cofinanciadas con Bruselas serán erradicadas; las universidades verán como se demoran los compromisos con la Comunidad y se reducirá la inversión en estas  y, para concluir el repaso, no con el plan: la inversión en la Sociedad de la Información es cosa del ayer, hoy en tiempo de crisis el presupuesto para esto es erradicado. Estas son solo algunas de las medidas del plan Bernal, consecuencia de la crisis y antesala del posible rescate.

Aún nos queda por ver los efectos de este plan, del rescate que se pedirá según Varcalcel y que no se pedirá según la Comunidad Autónoma, nos queda por ver si el presidente acudirá al llamado de PSOE y UPyD por este posible rescate. Queda por responder a tres incógnitas ¿Por qué no se nos rescato de la explotación y la especulación a todos los niveles? ¿Se nos va a rescatar ahora con la inyección de liquidez estatal? y ¿Quién nos va a rescatar del precio que nos va a tocar pagar por ser rescatados?

Una vicepresidenta flanqueada por dos ministros, Guindos y Montoro. Esta era la representación enviada desde el cuartel central de Moncloa para explicar las últimas armas. Armas importadas desde Bruselas, con el sello de fabricación alemán, ese que tanto escandaliza a los de la Gran Bretaña. Tomaron asiento, ella en el centro, Guindos a la diestra y Montoro a la siniestra, posiciones adecuadas a su actitud.

Comienza la ametralladora verbal, Soraya no se para a respirar, hay tanto que decir. Reforma a reforma, contadas con un amago compungido en el rostro, que rechina con los aplausos al discurso de su superior en un pasado cercano, y la mayor velocidad que sus labios podían adoptar. Crecimiento, competitividad, cambio, esperanza son protagonistas en el léxico en la vicepresidenta; una prueba de que la única esperanza es despertar el lado irracional del auditorio, porqué la razón es más compleja de convencer. Sigue con rapidez, tanta que en Reuters olvidan de su apellido. Al final parace los únicos que no irán a batalla serán los chiringuitos, el resto está por ver.

Se vuelve a siniestra, Montoro preparado. Cual capitán que ha de pedir sacrificios a sus soldados ,por órdenes de sus generales, comienza su explicación de la estrategia. Diseñada en Bruselas y aplicada a España. Montoro se dirige a los funcionarios, aquellos que “han renunciado” por decreto a su paga extra,  promete una compensación,  promete una España con una economía totalmente distinta, promete esperanza para 2015. Es el turno del arma más temida por muchos, el IVA, se sacará a la calle a partir de septiembre y con se espera recaudar 29.000 millones de euros netos para la causa. Con esto el IVA al 21% no aplastará el turismo veraniego, pero si hará de la “vuelta al cole” una odisea para muchos.

Vuelco a la diestra y aparece un De Guindos directo, no hay rastro de los amagos compungidos o los intentos épicos de sus antecesores. Los comercios del campo de batalla se ven liberalizados en ciertos aspectos. Los pequeños empresarios podrán abrir más días festivos, más horas. Todos los comercios ven el periodo de rebajas liberalizado, ellos deciden. Así, los pequeños comerciantes tendrán que afrontar las rebajas de las grandes superficies, que serán más frecuentes,  y la obviada subida del IRPF a autónomos con horarios más amplios y trabajando en más festivos. Las comunidades autónomas también están en el punto de mira. Cinco de ellas en concreto. Guindos explicó que a estos cuarteles afectados por el enemigo se les inyectaría un máximo de 18000 millones de euros, procedentes del Tesoro y de Loterías del Estado. Este tendría un concepto de préstamo, pero con condiciones cuyo incumplimiento podría dar lugar a la intervención, estilo bruselense como casi todo en esta batalla.

Las dudas del auditorio físico desvelaron que el IVA, para Montoro, era una medida circunstancial y se revocaría cuando las circunstancias lo permitieran.; que aquellos que fracasaron en la pugna contra la crisis dejarán de recibir su pensión compensatoria, si tienen alguna actividad remunerada; que se igualarían los salarios para que un concejal no cobre más que un ministro; que los aplausos de Rajoy fueron de apoyo por su “sacrificio” según Saenz de Santamaría, que para Montoro todas las comunidades deben de cumplir con la ley, independientemente de su colaboración con la trampa; que todo menos lo básico, el transporte, turismo y bebidas refrescantes junto a otros productos de la cesta tendrán un IVA del 21%.

Esta fue la última batalla que el ejecutivo de Mariano Rajoy ha plantado a la crisis. Con armas que entraran en combate a efectos inmediatos, otras que tardarán unos meses. Armas que dejan como víctimas a dependientes; a la cultura que deja de ser básica, para una sociedad en la que la educación parece estar dejando de serlo; pequeños empresarios y consumidores sin aguinaldo o con una reducción de su prestación por desempleo. Una batalla que discursivamente tiene su final feliz en 2015, pero que sobre los papeles será, como todas las batallas, condicionada a la efectividad de sus armas, a la capacidad de los estrategas y a la ayudas de sus aliados. Es la última batalla contra un monstruo creado por la ambición, la mala gestión y la pasividad, es una guerra en la que el enemigo ha tenido el factor sorpresa y la falta de coordinación política de su parte . Es la última batalla presentada nacionalmente, aunque con armamento europeo. Es la última batalla firmada por Mariano Rajoy y contada por su equipo.

J.David Pérez García

440 millones de euros, este es el ahorro que propone la ministra Ana Mato. En tiempos austeros y críticos como estos, todo ahorro es bienvenido. Sin embargo, hay que valorar el coste de estos. El ahorro ,del que hablamos, podría tener lugar gracias a un recorte en la subvención a medicamentos. La ministra propone que 456 medicamentos sean pagados íntegramente por sus consumidores. ¿Qué medicamentos? ¿A cuántos españoles podría afectar? No se conoce la totalidad, pero si algunos de los que podrían desaparecer de muchos hogares por cuestiones económicas.

En caso de que este recorte se llevase a cabo; el ministerio no erradicaría su subvención totalmente. En patologías donde estos medicamentos sean necesarios de forma constante, el paciente seguiría pagando parcialmente. Son medicamentos de carácter común, sustituibles por prácticas tradicionales o naturales como sugirió la ministra y por remedios tradicionales. Algo que me provoca un gran temor, ¿volvemos al auge de curanderos, de prácticas no controladas? Los remedios tradicionales y naturales son realmente interesantes y prácticos, pero requieren un control.

 Si esta medida sale adelante la notaremos en nuestros armarios de las medicinas, en el mío al menos. En tiempos de catarros, los medicamentos prescritos se verán sustituidos por el zumo de naranja con miel. Problemas estomacales, como diarrea o estreñimiento, serán solucionados por remedios de toda la vida; en el caso del primero con manzana rayada en cantidades industriales; en el del segundo con una hoja de geranio empapada levemente en aceite de oliva y aplicada en la zona cero. Curioso e incluso cómico, pero efectivo. Los que conocemos remedios naturales, por el motivo que sea, podremos afrontar esto. Pero realmente me aterra pensar en aquellos que busquen soluciones en webs sin contraste, en fuentes no fiables. Esto tiene una solución, si realmente el ministerio quiere potenciar estos remedios que lo haga de forma oficial, que los divulgue, pero que no incite a su consumo, sin ofrecer una forma segura de utilizarlos.

Pero hay problemas que no se solucionan con tratamientos naturales. La psoriasis, con p, es una enfermedad cutánea provocada por un fallo inmunológico. Su causa es genética, hay gente que la puede padecer de modo potencial y factores como el estrés pueden favorecerla. Pero una enfermedad como la psoriasis tiene unos efectos más allá de los físicos. Hablo de efectos sociales, las miradas, el asco mal disimulado e incluso el miedo.

En ese vídeo se explica muy bien, pero un ejemplo tal vez lo explique mejor. Un familiar directo tuvo y tiene está enfermedad. Unas ronchas blanquecinas, esa “caspa”, todo eso se tradujo en desprecio por seres cercanos. Aún hoy, cuando cuenta esa historia ,a sus 40 y muchos años, sigue viéndose el vestigio de ese drama en los quiebros de su voz, ese drama provocado por algo superficial. Una enfermedad que provoco, por ejemplo, que a este familiar lo expulsasen de un equipo de fútbol. Es una enfermedad de la que pocos hablan, que menos saben escribir. Una enfermedad desconocida por muchos que sufren cientos de miles de personas. Si van a recortar en esos medicamentos, que hace que un 2% de la población pueda mejorar, provocando que algunos no tengan acceso a él; tal vez, tengan que tratar de explicar que son  estas enfermedades. Si no se les ayuda con sus síntomas, al menos que se  ayude a que no tengan estos otros síntomas sociales. En casos como la psoriasis hay dos enfermos quién la sufre y quién la magnifica con su ignorancia y su desprecio.

La sociedad no solo necesita cura a sus enfermedades físicas o psicológicas, hay muchas hechas de prejuicios, de ignorancia o de estupidez, que requieren tratamiento YA.

La Europa de los Borbones, de los Salzburgo, esa Europa que tantos dueños tuvo y por la que tanta sangre derramaron. Esa es la misma Europa que parecía unida, que buscaba en la alianza la fuerza. Aunque tal vez  esto es una interpretación vacía y la realidad es que algunos buscaban el liderazgo, no la unión; y otros no pasaban de unos interes en el desarrollo. Pero Con esta entrada no busco divagar sobre quién es malo, o bueno, o regular o tal vez nada en la Unión Europea. Con esta entrada simplemente busco hablar de una Unión Europea, que cada día parece más separada.

Antes de nada creo que conviene definir las palabras que me llevan a escribir este post: Unión Europea. El buscón de la RAE me ofrece 14 definiciones de la palabra unión; sin embargo me quedo con una, la definición médica: “Consolidación de los labios de la herida”. Porque Europa estaba herida, por conflictos religiosos, políticos, dinásticos, culturales y un largo etcétera. No obstante nos unimos, los motivos iniciales fueron la economía pero poco a poco fue surgiendo una ilusión que iba más allá de un libre mercado. Llegó un momento en que no todos, pero si algunos vieron al país vecino no como un extranjero sino como un europeo más. La segunda me cuesta definirla, pese a la aparente obviedad, ¿se puede hablar de algo europeo o europea con la que está cayendo?.

Es más tentador creer que en algún momento antes de esta crisis, que ha convertido a Europa en un barco mal tripulado, alguien sintió esa unión de las heridas del pasado. Sin embargo hoy parece que esas heridas , aparentemente cerradas, han vuelto a abrirse con nuevos ataques, con nuevas luchas. A grito de: “Sálvese del déficit quién pueda”, políticos europeos azuzan a sus agencias evaluadoras, a sus ministros de economía y a clichés baratos para atacar a países que gozan de una membresía que poco parece valer en tiempos de crisis.

Ahora que los líderes de los países miembros parecen sentirse menos europeístas que nunca; ahora es cuando toca demostrar si existen europeos o todo ha sido una quimera ¿Por qué se inició todo esto?, ¿Dónde quedan esos grandes proyectos? Nadie dijo que fuera fácil, pero si que podría ser grande. Ahora toca decidir si lo que importa es salvar el dinero que los bancos nacionales han invertido; o tal vez valga la pena salvar a Europa del rapto de la crisis.

Pese a la austeridad, el gobierno aumenta las transferencias a la Agencia Estatal Antidopaje

Ayer se hicieron públicos con todo lujo de detalles los Presupuestos Generales del Estado. Los mismos que la semana anterior habían sido denominados como los más austeros de la democracia. Así lo corroboraron la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el titular de industria, J. Manuel Soria y el ministro Cristóbal Montoro; que tras una rueda de prensa llena de preguntas directas a los datos y rebatidas en ciertas ocasiones sin la presencia de estos, terminaron por abandonar la sala de prensa por una misteriosa puerta trasera, cuya existencia pocos conocían. Sin duda alguna estos Presupuestos han dado mucho que hablar y mucho más que recortar. Esto se debe a que la política nacional ha seguido el modelo de la economía italiana y griega y ha apostado por menos gastos-inversiones e intentar aumentar sus ingresos. Algo que han aplaudido desde Alemania  y cuya “tardanza” dió lugar a diversas críticas, especialmente reseñable la de Mario Monti.

Pero aunque parezca lo contrario no es el objeto de este post recordar la historia reciente de la austeridad española, la verdad es que la intención es llevaros un poco más atrás, exactamente a la época donde unos guiñoles enardecieron a la sociedad española, por su ataque a destacados deportistas nacionales. Unos guiñoles que recibieron una carta del gobierno, algo que  UGT Y CCOO tardaron dos cartas en recibir. El tema que estos guiñoles satirizaron fue el dopaje en el deporte español, haciendo mofa por tanto de los esfuerzos de la Agencia Estatal Antidopaje.

La batalla antidopaje no conoce la austeridad en los PGE más austeros

Una vez recordados los antecedentes, volvemos a los Presupuestos Generales exactamente al apartado de la Agencia Estatal Antidopaje en estos presupuestos se destina a las actividades de esta organización la cuantía de 5.542.450 euros. La cuestión no es si es mucho, poco, necesario, innecesario; la cuestión que desde aquí se lanza es: ¿Es esta cifra austera? La respuesta es un no; si se procede a comparar el proyecto de PGE de 2012 con los de 2011 se puede apreciar que la austeridad no ha llegado a esta agencia ya que en el 2011 recibió 4.532.470. De esta manera nos encontramos ante unos presupuestos que recortan en educación, en sanidad, en justicia, procediendo al copago judicial, y un largo etcétera pero no en actividad contra el dopaje.

Tal vez, todo sea una casualidad y el nuevo gobierno considere las actividades antidopaje esenciales, aun por encima de la educación, que debería enseñar a los jóvenes que no deben ser marionetas en manos de aquellos que hacen el deporte un nuevo campo de especulación, y alentar en ellos un juicio crítico. También existe la posibilidad de que la presión internacional que esos muñequitos generaron hayan sido determinantes para que no se recorte en política antidoping en tiempos de austeridad. Por ello, porque la casualidad es algo que pocas veces existe espero que los guiñoles franceses no tarden en satirizar a un estudiante que no llega a fin de mes, a un español cuyos recursos le impiden llegar a los trámites judiciales, en definitiva que traten problemas más generales para ver si así también se invierte más en ellos, aunque sean tiempos de austeridad.

¿Cuánto cuesta el nuevo parterre que decora tu calle?, ¿Por qué han subvencionado la empresa del primo de tal y no la tuya?, ¿Por qué el hijo de la Señora X y la sobrina de Don Y han ocupado un puesto de libre designación? ¿Alguna vez te has preguntado esto? Pues si te lo preguntas, no lo preguntes  en la administración ya que no obtendrás respuesta. Hasta ahora la información sobre el gasto público ha estado encriptada en cifras imposibles y la información directa se convertía en un sueño que desaparecía frente al: “No estoy autorizado para dar esa información” del funcionario de turno.

Ante esta realidad el gobierno de J. Luis Rodríguez Zapatero tardó  sus dos legislatura en redactar  un proyecto de Ley de Transparencia que nunca vio la luz. Esto supone la ruptura de una de las promesas que el PSOE español hizo en campaña con mayor ahínco, ya que ni en los tiempos de bonanza ni en los de crisis la Transparencia fue una prioridad. En una época debido a que tenía que ser mejorada, en otra la causa el motivo fue que existían otros asuntos de mayor urgencia. Este es solo un ejemplo de cómo en la democracia española la transparencia ha sido una asignatura pendiente. Porque ¿cuánto costó la cancha de tenis de Suárez o el paseo de los bonsáis de González? ¿Y la cancha de baloncesto de Zapatero? ¿Y el cambio de color de las paredes de Moncloa ordenado por los Rajoy-Fernández?

Pues será posible preguntarlo e incluso obtener respuesta gracias a la nueva ley que el ejecutivo popular pondrá en marcha. Cuyo objeto es según ha declarado Soraya S. de Santamaría es mejorar la credibilidad de la administración pública,  credibilidad que se vio resentida nuevamente por el aluvión de nombramientos de familiares cercanos a altos cargos del Gobierno. Para esto se creará una ley que según lo expuesto por el Consejo de Ministro tiene tres pilares: publicidad activa, derecho al acceso a la información y buen gobierno.

Un avance en trasparencia pero sin perder manchas opacas

Con el nuevo principio de publicidad activa el gobierno se compromete a hacer públicos documentos catalogados de interés como contratas públicas, subvenciones, retribuciones a altos cargos, etc. Así cualquier ciudadano podrá saber que empresa ha obtenido cierto contrato y la cuantía de este. Ahora solo queda ver si se aplica realmente este principio que Kant defendía como pilar de la democracia y cuales son los documentos de interés y cuales aquellos que queden soterrados bajo secretos burocráticos. Lo que ya sabemos es que la publicidad tiene como límite la casa real , quedando el patrimonio y la información de la casa real como un Tabú en el portal de Transparencia que se pondrá en marcha este lunes.

Este proyecto de ley ratificaría y ampliaría el alcance del artículo 105b de la constitución española que recoge el derecho de acceso a la información pública de este modo:“El acceso de los ciudadanos a los archivos y registros administrativos,  salvo en lo que afecte a la seguridad y defensa del Estado, la averiguación de los delitos y la intimidad de las personas”. De esta manera el ciudadano tendrá acceso a cualquier información que resulte del trabajo público, salvo en caso de que sea relevante o ponga en peligro la seguridad nacional, la defensa, las relaciones exteriores, la seguridad pública o la prevención, investigación y sanción de las infracciones penales, administrativas o disciplinarias. Así no se repetirán episodios como el del caso Gurtel y los 1508 contratos relacionados con la trama que quedaron fuera del alcance del público.

El tercer objetivo de esta ley es: el buen gobierno. En teoría esta ley busca el fin de la sombra de la corruptela, de la opacidad que ha sido distintivo del gobierno español respecto a sus colegas de la UE, y que la política sea sinónimo de igualdad, diligencia, transparencia e igualdad. Sin embargo esto no elimina el deber de reserva, es decir el deber de no publicar cierta información pública.El incumplimiento de normas de buen gobierno como son la malversación de fondos de subvenciones o que no se cumplan los compromisos económicos impuestos desde el gobierno central podrían dar lugar a la inhabilitación para cargos públicos de 10 años, multas e incluso si estas no son abonadas, penas de cárcel.

¿Qué pasará cuando salte del papel a la realidad?

Con esta nueva ley se puede abrir una nueva forma de gobierno donde el ciudadano pueda tomar parte activa en el gobierno de su país y sus recursos, aunque no hemos de obviar que el ritmo de vida actual y las preocupaciones de la situación en la que vivimos no dan al ciudadano de a pie el mejor marco para ser crítico. También puede ser una nueva fuente para que el periodismo, el de verdad, pueda realizar una crítica fundamentada con documentos originales y recuperar esa función que hoy nos parece utópica de ser un contrapeso del poder, siempre y cuando tengan los medios y sepan adaptarse al nuevo paradigma digital. La otra opción es que esta ley sea una quimera más y que se den solo datos irrelevantes, y bajo el deber de reserva se vuelva a una opacidad legitimada o que la información pase inadvertida entre preocupaciones y se auto imponga la antigua opacidad. Pese a ello  este paso es un gran paso hacia el Open Government y una nueva arma contra la corrupción que tantas páginas ha llenado, contra la que tan pocas medidas se han tomado y la que tan cara está costando a muchos españoles.

¿Qué crees, qué quieres y qué esperas tú de la ley de Transparencia y Buen Gobierno?

Por J.David Pérez García (Proyecto de Periodista y Utopista)

Una sociedad que clama venganza contra unos muñecos de trapo animados por voces satíricas contra el deporte español y que dan un trato negligente a un tema tan preocupante como el dopaje. La misma sociedad integrada por aquellos que se quedaron hibernando mientras que el mundo cambiaba y se preparaba para estallar, ¿Quién defendió los suelos explotados hasta la saciedad por la especulación?, ¿Quién pidió que se respetará la fiscalidad cuando pagar en B era lo que estaba en boga? y ¿Quién pidió el cierre de aquellos que hicieron de la especulación su modo de vida? Irónico que tenga que ser unos guiñoles los que hagan hervir la sangre de aquellos que se comportaron como peleles.
Aquellos que hoy culpan a bancos, políticos y demás miembros de una sociedad que hemos permitido y hemos creado. Sin duda alguna la actitud de la banca no ha sido el gran ejemplo de ético, los políticos se han querido refugiar en errores del pasado y han olvidado que su misión era gobernar hoy para poder vivir mañana pero ¿Quién firmó guiándose por la ambición y por las promesas?, ¿Quién permitió pasivamente que las oportunidades del hombre no las tuviera este sino su banquero?, ¿Quién no se dio cuenta de lo que la ambición y la especulación, religión oficial que fue seguida a rajatabla por el casero como por el banquero, nos iban a traer?, que salve a la sociedad aquel que no se dejo deslumbrar por el lujo del ladrillo y las hipotecas astronómicas sobre pisos diminutos.
Somos animales ambiciosos que olvidaron su esencia racional y dejaron que el instinto los llevará a la estrella que más brillaba o que más prometía rentabilizar. Animales que  se fueron alejando de la lucha, que dejaron a un lado el legado que habían recibido y desde el trabajador al sindicalista se durmieron cegados por el brillo de la gran burbuja. Y este sueño convertido en pesadilla ahora no se arregla con gritos, petardos y demás. Ahora hay que empezar casi de cero, se debe ver la factura física e ideológica y ver si se puede salvar algo.
Ahora desde el asesor bancario que vendió hipotecas basuras hasta el peón que compró un piso y permitió que lo tasaran a precio de oro para poder comprarse un plasma se ven en el mismo barco, en el que no tiene rumbo, en el que no tiene destino, en un barco de hombres que solo conocen la desesperación. Y en este instante entre circo y circo, entre gritos vacíos están las lágrimas del que solo tiene recuerdos, las risas del que ha hecho de los sueños ajenos fortuna propia y el miedo a no saber que pasará mañana de la gran mayoría.
Si hubiéramos dejado de ser peleles, nos hubiéramos enfurecido con aquellos que nos vendían la crisis, como con los guiñoles, que diferente podría haber sido todo…