You are currently browsing the category archive for the ‘Uncategorized’ category.

Hoy, ha quedado constatada una nueva máxima periodística: “En cuanto a criterio noticioso se refiere, un perro occidental equivale a más de 3000 vidas africanas”. Eso es lo que revela el tratamiento mediático que se ha dedicado a Excálibur, protagonista totalmente involuntario del circo mediático que representa el ébola en la prensa occidental y otra víctima de la caótica gestión de este tema.

“Niña, te doy lo que me queda en la cartilla si me guardas el suero ese, por si las moscas”, decía ayer una anciana con complicidad temerosa a una farmacéutica madrileña. El perro, que ya no es uno cualquiera, también ha valido más, mucho más, a la prensa que la inseguridad ciudadana, que el miedo y que la falta de respuestas que vivimos en Madrid.

Fuentes de la zona donde la auxiliar de enfermería (me niego a usar su nombre, y menos su foto de domingo resaquero) reside han confirmado a quienes nos molestamos en llamar o preguntar que en la zona hay guarderías. Centros donde acuden niños menores de tres años y que han llamado a “tres o cuatro sitios” y a los que no les dicen nada de qué hacer, ¿Cierran? ¿Abren? ¿Hay riesgo? ¿Qué?. Señores que acosan a enfermas o buscan perros, por favor, giren el micro o la cámara.

Sin embargo ¿qué podemos esperar cuando la infectada se enteró que lo estaba por la aplicación móvil de un diario nacional?

Quien escribe no se considera especista, es más no faltan seres humanos que me provocan urticaria; eso sí sin pedir su sacrificio cómo hizo hoy Pérez Reverte con la ministra Ana Mato. Creo en eso de que una civilización se mide por cómo trata a otros seres vivos, sin embargo, me pregunto en qué civilización vivo cuando un perro parece valer más que casi las 3338 vidas que el ébola ha sacrificado.

PD: por cierto, hay miles de animales esperando en perreras vuestro apoyo. No nos olvidemos de ellos, por favor.

Anuncios

Una dosis de esperanza en estado líquido, así podría definirse al suero misterioso y experimental para tratar el ébola que llega gracias al gobierno, con minúscula en este caso, de España para tratar al religioso Miguel Pajares. O lo que es lo mismo una dosis de realismo que demuestra que los milagros no son para todos.

El ébola, esa enfermedad a la que la sequía informativa propia de agosto ha puesto en la brecha, lleva ya meses cobrándose vidas, no es una novedad, es algo que lleva pasando meses como contó el responsable de la Unidad de Emergencia de Cruz Roja, Iñigo Vila. Sin embargo, ese tirón mediático ha propiciado que comencemos a contar y cifremos en más de 1700 a los enfermos por este virus.

Con esta cifra, que sube y baja y nadie puede determinar bien, se hace complejo hacer un cálculo, a priori sencillo, como es una resta. Sin embargo, vamos a intentarlo, estimando, a la muy baja, que hay unos 1700 enfermos por ébola y sumando, antes de restar, los nombres propios de esos enfermos, que son tres, nos sale que hay cientos, más de un millar, de enfermos a los que desconocemos; que no ocupan papel, tinta o píxeles.

Antes de que alguien me hable de las religiosas que acompañaron a Pajares, hasta que un avión medicalizado las dejara atrás, para rebatir ese tres cabe preguntar ¿si no hubieran acompañado al misionero español sabrías su nombre? Tomando la negativa como respuesta, e incluyendo a esas luchadoras cuyas muertes están llamadas a engrosar algunos diarios ‘made in becario land’, tenemos que de más de mil importan tres.

La propia Organización Mundial de la Salud, tan presente y citada estos días, abre esta semana que viene un debate ético donde se tratará quién debe tener acceso a los tratamientos experimentales contra el ébola. la demuestra ya la han dado los gobiernos: “quien los pueda conseguir”.

Una vez empleado el tratamiento,como está pasando en estos tres casos en Estados Unidos y España, ¿qué? Si sobreviven las portadas son imaginables: Gobierno X lo da todo y salva a Y. Si mueren El Gobierno X lo intentó todo. A la par cierta farmaceútica y sus inversores se frotan las manos por la publicidad de la primera portada y por las pruebas gratuitas y remuneradas que está realizando sobre humanos, con lo caro que es eso.

Sin embargo, como recordó la OMS, en ambos casos asistiremos a una violación de la máxima de cualquier tratamiento “la seguridad”. Además de a un ejercicio de cinismo por parte del gobierno español, pues Mercedes Vinuesa, directora general de Salud Pública yseñora que dice cosas sin “puro sentido común”, encomendó las acciones españolas contra el ébola a la hoja de ruta de la OMS.

Todo esto no es óbice para olvidarnos de cómo comenzaba esta parrafada, hablando de milagros, de ese suero milagroso, y es que, seamos sinceros, todos queríamos ser tratados con ese suero, tratar de sobrevivir, ¿verdad? Y cómo nos reconforta, a mí el primero, saber que España nos lo podría conseguir, qué maravilloso vivir en este país donde, a pesar de la crisis, podemos tener ‘milagros’ o amagos de ellos.

Esa tranquilidad, la insulsa felicidad de quien mira más allá del estrecho con la seguridad de quien puede no es eterna. No hace falta mirar a un pasado de precariedad sanitaria generalizada, basta mirar al futuro, a los flujos económicos de nuestros buques insignias, a los consejos que encomiendan a España exportar, dejar inventar a otros. Basta echar un vistazo a todo eso, para que esa tranquilidad se resquebraje un poco y nos haga pensar que puede llegar el día, y no estar muy lejos, en el que ni los milagros, ni los sueros que los puedan producir, sean para nosotros.

Y es que, en el caso de este más de un millar de personas, parece que si la esperanza es lo último que se pierde, lo más complicado es conseguir una razón, en este caso en estado líquido, para tenerla.

Gregorio Jiménez, Alberto López, Guillermo Luna son algunos de los nombres de los cientos de periodistas que afrontaron con su vida el precio de informar. Sus asesinatos inspiran el grito de ¡Prensa no disparen!, que nadie parece escuchar.

Mientras unos exigen medidas, que alejen al periodismo de la muerte, otros lamentan y tratan de sobrevivir profesionalmente a otro enemigo que hiere a esta profesión: la crisis. Ante este drama son muchos los que olvidan que en esta profesión deben existir unos vínculos de apoyo, algo que falla,  algo que puede marcar la diferencia y ayudar a tantos compañeros. Así se destaca en cada protesta contra las balas, por el periodismo.

En España, estamos ejemplificando cómo el contexto hace ignorar lo principal: la libertad y la seguridad para ejercer el periodismo. Es el propio periodista que, por presiones o comodidad, prefiere la nota de prensa o el chivatazo a la investigación. El profesional está disparando contra su propio oficio escudado en la crisis, en la falta de interés ciudadanos o en que todo está mal.

Con cifras como que el periodismo haya dejado más de 11.000 despidos, o que con los medios desaparecidos superen los dos cenetanares se refuerza ese suicidio mediático. Vivimos una situación que casi anima a que los periodistas sigan disparando contra su profesión y abandonen toda idea de luchar por el oficio. Es otra crisis, otro modo de perder libertad.

http://www.ivoox.com/crisis-del-periodismo-balas-e-impagos_md_3006365_1.mp3″ Ir a descargar

Una libertad que si se pierde, puede no recuperarse. ¿Por qué va a confiar el lector, el oyente o el televidente otra vez en el periodista que le falló? ¿Por qué volver a dejar su necesidad informativa en quien lo vendió al mejor follower, a las visitas o a la nómina más gruesa? Si se entretiene, después no se puede esperar ser buscado para informar.

Tal vez, cuando queramos volver sea tarde; las disculpas no sirvan. Sin embargo, ahora no es entonces. Ahora podemos cambiar, podemos ser conscientes de que tenemos la capacidad y la libertad para hacerlo, podemos luchar, cambiar el modo de producir y transmitir. Es hora de atreverse, es hora de hacer periodismo.

Este trabajo ha sido posible gracias a: -RevoluciónMichoacan3.0 y su cobertura de las manifestaciones de las protestas periodísticas. -Datos del Informe de la Profesión Periodística 2013 de la APM. -Temas musicales: Hombres G (Me siento bien y Sufre, mamón) -Sonido de balas disponible en sonidosmp3gratis.com.

Se puede descargar en Ivoox, aunque OJO tiene fines académicos y sólo puede utilizarse para los mismos.

Hastiado es forma bonita de decir que uno está hasta los cojones, pero que pese a ello intenta tener clase. Y lamentándolo mucho no estoy hasta la zona escrotal (otra amago de clase para decir lo mismo) por ninguna causa que te vaya a generar empatía, sino por un todo en general.

Por eso, por esa agregación de hechos que me provocan hastio, que me explotan en la cara y me producen un hastío (que se podría equiparar al escepticismo) he cogido las teclas y me he puesto a escribir. Lo que espero que salga de aquí, si sale algo, es el manifiesto del hastiado. No sé cuantos puntos tendrá, ni si verá la luz, solo sé que necesito escribirlo. Necesito contarle al mundo o al pobre diablo que haya acabado aquí que:

1. Copiar o sacar de contexto declaraciónes de teletipo no es ser reportero, ni mucho menos periodista.

2. Lo lamento, pero un twitt de Toni Cantó tampoco lo es por mucho que lo meta en Google News.

3. Un grito no es una propuesta para cambiar las cosas, es ruido.

4. Responder con un grito, no es un diálogo. Lo siento, otra vez.

5. Si te toca gritar, al menos hazlo inteligible. Y si te toca hacerlo en grupo con un mensaje común.

6. Una manifestación tiene un mensaje, no mil. El objetivo, hasta donde sé, es elevar a debate público un problema. Y en muchas ocasiones solo veo un “mi causa es más importante” , lo que se asemeja al “y tú más”.

7. Si eres un gurú que escribe como si tuviera la panacea debajo de la almohada: cuéntala o cállate.

8. Querido político, cuando des un discurso trata de no pisar tus propios argumento. Y si te da tiempo trata de mantener una coherencia hecho-palabra. Si haces eso y quieres que te ame, trata de mantener la coherencia sintáctica.

9. Lo popular, lo incendiario o simplemente lo que guste no tiene porque ser bueno. El KFC gusta y las arterias del consumidor demuestran que no es bueno.

10. Me niego a caer en el tópico de los diez mandamientos, por eso me salto este.

11. Ser optimista no es ser gilipollas (aunque te lo digan). Ser borde-gilipollas no es ser moderno (aunque te lo creas). Ser tú no estará de moda, pero es lo que eres, ten orgullo de lo que eres.

12. Contar un problema, aunque no sepas la solución, es el primer paso para encontrarla. Para ello debes preguntar, dialogar. Es decir, no ponderar o retroalimentarte.

13. Lo que más me toca las narices es cuando alguien mata el tiempo, se resigna o alude a lo mal que están las cosas para no hacer nada.

Tal vez estos trece puntos, bueno 12, puedan confundirse con pedancia o prepotencia, pero son simplemente un grito en prosa. Es uno de tantos, pero que tal vez alguien pueda leer, complementar o incluso solucionar.

 

El 16-D fue el primer reto del chavismo sin Chávez como cabeza visible. En estos comicios, los venezolanos debían eligir a sus gobernadores y diputados, o legisladores, regionales. El proceso electoral se ha caracterizado por la abstención y por el triunfo del oficialismo. En Objetivo Periodismo pretendemos organizar los resultados de esta victoria del chavismo y de la abstención sin olvidar un caso que ya tratamos: el del  candidato  a diputado Luis Zapata, que prometió erradicar la homosexualidad y que al final ha fracasado en las urnas.

 

Gran abstención

 

El día comenzaba precedido de la llamada a las urnas y los ejemplos de los principales actores políticos de Venezuela ejercitando su derecho. Sin embargo, este hecho no ha animado a muchos venezolanos a salir a votar. Se cerraron las urnas con una participación muy lejana a ese 81% que se registró en las elecciones presidenciales. La de esta jornada fue del 53,54% de la población con derecho a voto. De este modo, las colas que se formaron en las pasadas elecciones se han visto sustituidas por mesas vacías, según lamentaban algunos votantes mediante la red social Twitter.

 

En esta ocasión, Venezuela no ha debido de mantener abiertos los colegios electorales hasta horas más tarde, ni se han atisbado tanques como en las pasadas elecciones. Esta jornada ha transcurrido «marcada por el civismo que caracteriza a los venezolanos», según informaba la máxima representante del Consejo Nacional Electoral. No obstante, han aparecido noticias como las nueve detenciones por delitos electorales o la muerte de un joven, que fue tiroteado al volver de celebrar la victoria chavista. Éstas empañan las declaraciones de la presidenta del CNE, Tibisay Lucena.

 

 Triunfo ajustado

 

Los resultados han sido aparentemente contundentes. El Chavismo ha teñido de bermellón 20 de las 23 regiones. Entre éstas cabe destacar la región de Zulia, que estaba en manos de la oposición y ahora es territorio chavista por una diferencia de cerca de un 4% de los votos. Esta victoria es digna de destacar dado que Zulia es la región productora del 80% del petróleo que se consume en Venezuela. Volviendo al plano general, se puede afirmar que no todas las victorias cosechadas en estas votaciones han sido holgadas. Los vencedores de 16 de las 23 regiones no han superado el 60% de los votos.

 

Regiones polémicas

 

Otra región interesante es Aragua. Ésta tiene como capital uno de los principales centros de ocio y vida nocturna: Maracay. Algo que podría haber corrido peligro ya que el candidato a legislador Luis Zapata prometió erradicar la vida nocturna y la homosexualidad en esta región, especialmente en su capital. Sin embargo, las urnas le han ocasionado un revés. En la demarcación territorial o municipio de la región de Aragua donde se encuentra Maracay ha ganado la oposición con una ventaja de siete puntos porcentuales. Ésto no ha sido óbice para que el gobernador de ésta sea el candidato chavista, que contaba con el apoyo del partido de Zapata, el Juan Bimba.

 

La región de Miranda ha noqueado las aspiraciones chavistas. El baluarte de la oposición venezolana no ha cedido y el que fuera candidato a la presidencia, Henrique Capriles, sigue como gobernador con un ajustado 51% de los votos. Otra región polémica ha sido la de Bolívar, dónde ningún candidato ha alcanzado el 50% de los votos. El candidato de la oposición en la región, Andrés Velásquez, ha afirmado que se ha producido fraude y que el CNE debe explicar cómo se proclamó un vencedor mientras continuaba el recuento. Sin embargo, la presidenta explicó reiteradamente que los resultados no eran irreversible en esta región durante la proclamación. El mismo afirma que tiene otras pruebas, que aún no ha desvelado, sobre el fraude electoral.

 

Victoria y fracaso

 

El 17 de diciembre los medios abrían sus portadas afirmando que el chavismo arrasaba sin Chávez. Los datos de participación nos dan otro titular, dicen que la abstención ha arrasado y ha sido la vencedora en éstos. Ha sido un día en el que el oficialismo ha crecido territorialmente, pero en el que en los venezolanos, en demasiados venezolanos, ha desaparecido ese sentimiento que les llevó a dar una lección de democracia en las pasadas presidenciales.

Venezuela se levantaba tras una noche de insomnio electoral. Unos con la confianza en que todo permanecería igual; otros creyendo en otro camino. Ambos se equivocaron; aunque los medios han dejado correr estas elecciones algo ha cambiado en Venezuela. Ya no es la misma Venezuela que de forma absoluta seguía la revolución chavista. Tampoco es la Venezuela del cambio, no todos han querido extirpar a Chávez de su corazón y su nación. Sin embargo, sí que ha cambiado algo, la emoción ante las urnas, la paciencia ante las largas esperas, la superación del temor por el deber con su nación y la esperanza han sido algo inherente a estos comicios. Unas elecciones que, pese a lo que dicen los diarios, no han transcurrido con normalidad. 

 

Desde primera hora de la mañana la diana ya determinó que no iban a ser unas votaciones normales. La diana suele despertar a Venezuela y ser un llamado a las urnas. En esta ocasión, este pistoletazo de salida solo fue escuchado por algunos venezolanos. Emanaron desde Twitter muestras de extrañeza por parte de twitteros del país que no habían escuchado la diana en sus distritos.

 

Pese a este despertar con un toque de perplejidad, muchos venezolanos se dirigieron a sus mesas electorales a votar esperanzados. El nuevo sistema de votación automatizado prometía unas votaciones ágiles y seguras. Nada más comenzar, se demostraba que en ciertos colegios esto no pasaría de promesas. Estallaba en Twitter una cadena de advertencias en las que se afirmaba que el sistema contaba como nulos los votos emitidos cuando la imagen del candidato no estaba totalmente cargada. Esto supuso que los votantes más precoces perdiesen su derecho a voto. La guinda final a las complicaciones tecnológicas la pusieron las máquinas de ciertos colegios electorales; que debieron ser sustituidas por el voto manual a escasas horas del cierre oficial de los colegios.

 

A estos fallos se aunaron las esperas. Colas interminables que confrontaban con mesas vacías. Llegaron hasta el extremo de que horas tras el cierre oficial de las urnas, votantes esperaban para ejercer su derecho al voto. En estas colas se produjo la parte más dramática de la jornada, 3 víctimas de sangre por herida de fuego. Un total de 15 delitos se contabilizaron en esta jornada, que para muchos a transcurrido con… normalidad. Es tan normal que motoristas armados irrumpan y provoquen el pavor en las colas electorales.

 

Una normalidad que no vi cuando los tanques salieron a mantener la paz. Tampoco llegué a entender por qué el periódico El País recibió una filtración del CNE, en la que se afirmaba que Chávez ganaría por un millón de votos, cuando aún quedaban mesas abiertas; o cuando el ABC afirmaba que ganaría Capriles poco después del cierre oficial, que no definitivo, de las urnas. Una jornada que transcurre con normalidad según leo hoy. Pero es una jornada que hoy ha provocado que las cuentas de Twitter de muchos venezolanos ardan. Es una jornada que ha dado un nuevo ejemplo de oposición, una oposición con el respaldo de millones de venezolanos y que ha puesto a la continuidad contra las cuerdas. Una jornada que si bien no ha cambiado nominalmente la historia nominalmente puede, y casi debe, ser un punto de inflexión para que el debate se abra. Porque ayer, la mayoría de los venezolanos dieron un ejemplo de lo que es amar la democracia; ayer fue una jornada extraordinaria.

Objetividad, para muchos es la meta de la profesión periodística. Sin embargo, muy pocos se molestan en descubrir que es esto. La objetividad es lo referente a un objeto, es decir, aquello que tiene una prueba, que es contrastado y que tiene el respaldo de argumentos empíricos. La otra cara de la objetividad, que muchos periodistas han tomado como la auténtica, es la de la asepsia, la de la planicie en la información. Este es el tema del que hoy me gustaría divagar, pues al fin y al cabo, lo único que con mi limitada experiencia puedo hacer.

Sobre el relato periodístico contrastado u objetivo poco se puede decir, es cuestión de llevarlo a cabo con los recursos y las colaboraciones adecuadas. El problema que este encuentra es doble. En primer lugar, se encuentra la degradación de la profesión periodística y la imposición de unos objetivos comerciales. Por otro lado,  la compleja tesitura económica que está afectando a todos los sectores y la ceguera imperante en cuanto al uso de la red. Nos encontramos en una etapa en la que se cree que cualquiera puede ser periodista, que la documentación es buscar en un par de webs y en la que se olvida que el periodista es un historiador del presente. Este es el motivo por el cual no debe obviar los antecedentes, los cuales le hacen narrar sus historias hoy. Pese a esto, muchos abandonan el contexto de sus noticias y proceden al proceso de retroalimentación. La búsqueda de una clientela fiel, de un público que consuma publicidad y al que vender al mejor postor; se ha convertido en una máxima, no de los periodistas pero si de quienes pagan sus nóminas. Con este modelo de negocio, el fin de muchos medios ha pasado de informar a facturar. Pero no se debe confundir, nunca, con el fin de un periodista.

El auge de la retroalimentación se une con una nueva forma de ver la objetividad. Esta responde a los adjetivos de plano, aséptico y antisocial, es decir, todo lo contrario al periodismo. En aras de mantener un tono “objetivo” se pierde la voz humana y critica, inherente al periodismo. En esta batalla, en la que se lucha contra la sensación; luchan las citas textuales, los eufemismos y los tecnicismos, contra la claridad, el espíritu crítico y el deber humano de la profesión. Así encontramos historias convertidas en simples cifras y consecuencias reducidas a silencios.

Los problemas para ser objetivo abundan, las oportunidades también. Nos encontramos ante una sociedad en red que nos permite comunicarnos, pedir opiniones y contrastes.  Las historias humanas y de la calle han dado el salto a blogs y a perfiles sociales, algo que nos permiten localizar la historia que cada noticia necesita. Por tanto concluiré haciendo la rebatible afirmación de que pese a la complejidad de los tiempos, las herramientas para hacer una información humana, contrastada e informativa están ahí. Una información que procediendo solo de una fuente, nunca será totalmente indiscutible. Esto se debe la labor del periodista es mostrar todas las caras posibles de una realidad, ya que una sola persona no puede abarcarlas todas, pero esta siempre se contrapondrá a la de alguien que vea otra y posiblemente con otros argumentos. Esto no es un problema, es un paso, un cambio. Es la evolución del periodismo cerrado y del liderazgo de opinión a un periodismo donde el relato de la actualidad, cuidado y contrastado, es ofrecido por un profesional. A la vez que es completado por aquellas personas que también la viven, solo que desde otra perspectiva. Por esto estamos en una época en la que podemos ser objetivos, crear una objetividad conjunta, en crecimiento, siempre y cuando existan profesionales para coordinarla, contrastarla y explicarla y el conocimiento para usar las herramientas que la hagan una realidad.

Pensamientos de un Liberto

LibertoPress apuesta por compartir, no por plagiar o robar

Licencia de Creative Commons
LibertoPress by José David Pérez García is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en libertopress.wordpress.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://libertopress.wordpress.com/.
octubre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031