You are currently browsing the monthly archive for noviembre 2012.

Los martes a las diez venía la maestra, una mujer callada, de esas que cuando hablan las moscas callan para aprehender . Venía, abría un libro, que tenía forrado con papel de flores, y comenzaba la explicación. Comenzaba la hora de cono, la hora del libro de cono,  de Conocimiento del Medio. Esa asignatura, que a mí personalmente me encantaba, donde te descubrían de todo un poco. Era un repaso a lo más obvio y desconocido a la par; te dabas cuenta de que el agua no hervía porque sí, e incluso hablaban de unos señores en Madrid a los que elegiríamos votando, pero para eso faltaba mucho. Quién me iba a decir que tal vez debamos decirle adiós a ese libro y a la asignatura. Todo esto por cortesía de la nueva reforma educativa, sí, otra más, a la que llaman LOMCE.

No me tomen, queridos lectores, por un nostálgico, que en parte sí lo soy,o por un enemigo del cambio; eso ya no. Ya acuñó ese hombre, que sale en las botellas de Anís El Mono, un término : “evolución”; y ya lo hizo Unamuno más poético con su sentencia: “Renovarse o morir”. Y razón que tenían, nuestro medio ha evolucionado, se ha hecho diferente y las asignaturas, las instituciones, etc. deben ir renovándose y superándose, para estar acorde con estos tiempos en los que mi querida maestra ya está jubilada y mi libro de cono en el altillo.

Cuando pasé del colegio al instituto, mi única preocupación era que tenía que madrugar y estudiar más; sí,  además de nostálgico, soy de los que disfrutan de esos cinco minutos más antes de levantarse. Ahora les tocará comenzar a pensar en el futuro, en el itinerario y ver, con la sombra del siguiente examen para pasar a Bachiller presente, antes que la de la barba; qué rumbo tomar. Y viendo todo lo que se exige que piensen me pregunto si es que tenemos unas generaciones venideras terriblemente maduras o es que los propulsores de esta ley no han pensado mucho en cuando ellos pasaron por las aulas, o no han preguntado demasiado a los que están en ellas.

No sé, tampoco me hagan mucho caso, pero creo que se han olvidado problemas más importantes que la preparación de trabajadores eficientes. No recuerdo haber oído hablar de tomar cartas en el acoso escolar, esa práctica que convierte las aulas en infiernos. Tampoco de la formación de ciudadanos, ¿dónde queda la ética, la filosofía, la literatura? ¿La pisoteamos en pos de las matemáticas? Recuerden: saber calcular no es saber administrarse, ni ahorrar. Pero espero que, al menos, sean matemáticas creativas, resolución de problemas y lógica. Porque la perspectiva de ver que las clases en las que yo disfrutaba de esas explicaciones de cono, de esa profesora, que chistaba con una sonrisa y las gafas en la punta de la nariz , se sustituya por horas de frío cálculo, me entristece y me preocupa. Quiero creer en que la educación debe formar algo más que personal cualificado; en que puede formar ciudadanos; en que en ésta no se olvide que la racionalidad no se limita al calcular, que la mente es el único garante de nuestra humanidad. Necesito creer que las generaciones venideras podrán sonreír, como lo hago yo ahora, al recordar sus libros de cono, o de lo que sean, y a quienes se los enseñaron.

El Buen Fin celebra su segunda edición tras conocer el aumento de los homicidios dolosos en México, según el informe del Observatorio Nacional Ciudadano

 

El Buen Fin, también denominado la fiesta de las compras, es un fin de semana en el que miles de empresas mexicanas ofrecen los mejores descuentos del año. Esta medida, que comenzó en 2011, celebra su segunda edición con el apoyo del gobierno de Felipe Calderón. Con esta celebración, el gobierno de Calderón y 220.000 empresas apuestan nuevamente por aumentar el consumo privado con descuentos,que se sitúan desde el 10% hasta el 80%, desde el 16 al 19 de noviembre. Este evento es equiparado con el Black Friday, es decir, es una celebración al más puro estilo American Way of Life .

El presidente de México, Felipe Calderón, ofreció  un discurso previo a El Buen Fin. En este celebraba los resultados de este evento en 2011 y explicaba las medidas de apoyo que el gobierno tomará en pos de la celebración. En la intervención, el mexicano hablaba con optimismo de los datos de empleo en el país y afirmaba que a pesar de la crisis internacional, México salía adelante.

Desde el gobierno federal se ha puesto en marcha el adelanto del 40% de la paga extraordinaria de Navidad o aguinaldo a los funcionarios. También desde el Infonacot, institución financiera oficial que impulsa el consumo privado mediante créditos, se reducirá el interés de los créditos en efectivo un 15%. Otra medida será la reducción de entre el 10% al 15% en el interés de las tarjetas de la institución.

El adelanto sustancial del aguinaldo navideño que el presidente Calderón anunció es la oportunidad para que los mexicanos adelanten sus compras navideñas, como dijo él. Sin embargo, desde diversos sindicatos, entre los que destaca el de profesores, han anunciado que no han recibido ningún adelanto. Por esto, el profesorado mexicano, entre otros, no podrá seguir el consejo de su presidente.

Esta celebración tiene la esperanza de superar los 106.000 millones de pesos (8.358.526 euros) que se recaudaron en 2011. La campaña de 2011 supuso un aumento del 40% en la facturación por uso de tarjetas de crédito para los dos grandes bancos. También, dio lugar a la petición de 32.000 créditos. En esta edición, se esperan 2.000 millones de pesos (119.408 euros)  de recaudación solo en concepto de IVA (Impuesto al Valor Agregado).

Las prometedoras cifras que parece desprender El Buen Fin parecen eclipsar otro dato. Hace apenas unos días, el Observatorio Nacional Ciudadano afirmó que el homicidio doloso en México continuaba su ascenso en este sexenio. Concluyendo, en estos días se celebra un buen fin de semana de consumo, pero bajo la sombra de un pésimo dato.

14-N, una nueva cita para los clamores indignados, para suspiros desesperados, para destellos de esperanza y para intereses que se alejan de lo que pone en las pancartas, pero no se disimulan en la mirada. Una concatenación de intereses que marchan por el asfalto de buena parte del país. Se puede hablar de las cifras que patronal y sindicatos muestran, de la diferencia abismal entre estas, de los heridos, de las decenas de detenidos o de la diferencia entre manifestantes y huelguistas. Pero todo esto ya lo harán en otros espacios, se repetirá, se expondrá según la línea editorial. Quiero ir un paso para atrás o para adentro, depende de cómo se mire, me interesa reflexionar sobre los derechos a huelga y a manifestación, en sí.

¿Derecho o deber? La huelga es un derecho, en ningún caso se puede imponer. ¿Derecho o privilegio? En teoría es un derecho, en la práctica para demasiados es un privilegio. Retornando a la primera cuestión, me surge otra: si es un derecho, ¿por qué aparecen espectáculos como el acontecido frente a un local de Madrid, donde una turba ha increpado a la propietaria del local para que cerrase. ¿Cómo se llenan las bocas de derechos, de libertad, si luego por las mismas salen rugidos rabiosos, contra lo que proclaman? Tal vez, antes de increpar se deba reflexionar. Reflexionar sobre qué hace que no todo el mundo pueda ejercer ese derecho. Por un lado, hay personas con una ideología contraria, que respeta pero no comparte la huelga y merecen el mismo trato, respeto. Por otro lado, hay gente a la que la necesidad de llegar a fin de mes le restringe esos derechos; porque nosotros somos los que poseemos los derechos, pero hay ocasiones en las que las circunstancias nos hacen tener que relegarlos en pos de las necesidades. ¿Qué culpa tiene una persona de no llegar a fin de mes o de que su puesto de trabajo penda de un hilo?

¿Derecho o riesgo? Las últimas movilizaciones nos han mostrado que existe un riesgo tanto físico como ideológico. ¿Derecho o propósito de enmienda? La presencia del partido que anteriormente gobernaba, de otros partidos opositores y de movimientos sindicales parece ser un intento de propósito de enmienda por errores pasados. Porque ya hemos visto cómo los antidisturbios cargan, cómo las respuestas a las porras de estos vuelan y cómo por éstas cualquiera puede salir herido. Porque una manifestación es una lluvia de ideas, de banderas y a veces nos puede hacer perdernos en ese maremágnum, en el caos, en la falta de unión, en esa asignatura pendiente de las manifestaciones españolas; donde une un sentimiento, pero separan intereses. Tal vez convenga reflexionar sobre esto. También convendría que los políticos que hoy laureaban a los piquetes, los que se apropiaban de la manifestación, los que se hacían líderes y compañeros no se limitasen a los amagos, a los intentos de parecer simpáticos, humanos y cercanos y ocupasen su lugar. Su lugar es batallar, su batalla no se resuelve en la calle, en la calle está su aliento, está su jefe, el pueblo español. Por eso, queridos y excelentes señores que han ido animar, tomen las ideas, conózcanlas y no las retroalimenten; luchen por ellas. No se ciñan a hacer propósitos de enmienda, asuman sus fallos y enmiéndenlos desde el Congreso, desde el lugar en el que las voces que hoy gritan, callan o se ven amordazadas por las circunstancias les han puesto, actúen y no olviden lo que han escuchado, ni permitan que se obvie.

Esta semana hemos sido testigos del precio que una simple fiesta importada de Norteamérica puede tener. Hemos visto cómo la falta de organización y de seguridad y el descontrol pueden cobrarse, y se han cobrado, la vida de cuatro personas. Un tema alarmante y que provoca un nudo en la garganta. Un nudo que, al menos en mi caso, se convierte en una arcada cuando se ve el tratamiento que recibe por parte de ciertos, por no decir demasiados, medios de información.

A expensas de esta tragedia, esos medios, demasiados medios, han sacado a colación detalles de la esfera privada de las jóvenes difuntas. No bastaba con informar, por activa y por pasiva, de que habían muerto aplastadas, con contactar con expertos para que explicaran cómo habían muerto. No, esto no era suficiente. Hacía falta adentrarse en la vida privada de esas chicas, sacar a relucir relaciones, expedientes y genealogía, hacía falta ahondar en la herida, ¿hacía falta?

Habrá quienes defiendan a capa y espada este periodismo. Habrá quienes hablen de que esto es necesario para generar empatía, que en caso contrario la gente permanecerá pasiva, que la información es fría y los sucesos calientes. Yo soy de los que creen, estúpido de mí tal vez, que la información es fría, sí; que una historia o un suceso puede hacerla más comprensible al lector, pero que este suceso no debe suplir a la información. Porque la información ha de tener una utilidad para nuestro lector, y relatar una muerte, ahondar en una vida defenestrada por una desgracia y vapulear el derecho a la intimidad que todo ser preserva y más en las circunstancias de su muerte, no creo que tenga esa utilidad.

No comprendo la utilidad que tiene generar a expensas de un caso de esta magnitud un circo mediático. Convertir la esfera privada de la persona, que ha fallecido en un lugar o por unas circunstancias públicas, en la de un personaje notorio, suponiendo el equipararla a la de alguien que ha vendido su intimidad; cuando lo que ha hecho es morir y lo que ha hecho durante su vida, hoy truncada, ha sido vivir como tantas otras personas. Y cuando esto sucede, lo peor es que el motivo por el que se ha perdido a esas chicas se diluye entre las circunstancias. Se mezcla el juicio mediático con el juicio legal: llegándolo a entorpecer. Llegando a perturbar la supremacía de la ley, con los gritos orquestados. Porque entre los ya frecuentes mítines populistas que usan la desgracia para ganar votos, se ve algo más triste aún. Se es testigo de cómo se utilizan las desgracias, el morbo y el desgarro de una familia para hacer negocio. Y eso, digan lo que digan, lo denominen como lo denominen, no es periodismo. Eso es una nueva parafilia que creo que solo se puede denominar como necrofilia periodística.

Pensamientos de un Liberto

LibertoPress apuesta por compartir, no por plagiar o robar

Licencia de Creative Commons
LibertoPress by José David Pérez García is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en libertopress.wordpress.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://libertopress.wordpress.com/.
noviembre 2012
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930