You are currently browsing the monthly archive for agosto 2012.

Buena parte de la información política parece haberse cimentado sobre un grosso, desinformado y doliente de abulia, y sobre una élite, informada, escéptica y en ocasiones terriblemente pragmática. Los medios han elegido su nicho social por ideologías; la retroalimentación se ha convertido en un negocio. Un negocio que no es muy rentable para la empresa periodística. Mientras que cada cual defiende a su sector, mientras que el periodista se asfixia por las ligaduras impuestas por el publicista; el ciudadano del grosso desinformado anda perdido, siente pánico por esos periódicos ininteligibles para él; se deja llevar por los titulares incendiarios y populistas o simplemente anda demasiado ocupado en su desidia y en su supervivencia, para ver que lo que sucede más allá de su hipoteca puede ser crucial para él. Paralelamente, surgen aquellos que convierten el periodismo en clases magistrales, para que la élite goce o para que se enfurezca, pero ese periodismo no está al alcance de muchos por escasez de bagaje, tiempo o costumbre, en ocasiones ni tan siquiera al alcance comprensivo de aquellos que lo citan.

De este modo, la política llega a presentarse como un mundo paralelo, cuyas consecuencias y cuyo precio pagamos todos. Estos ciudadanos que continúan su vida, dejando que los de arriba hagan su labor, se van distanciando más y más de la política ¿Qué puedo aportar? ¡Eso no es cosa mía, que se encarguen ellos! repiten algunos; al hacerlo la sociedad está olvidando, eso los que algún día tuvieron conciencia política, que estamos en un sistema representativo, donde cada voto cuenta. De este modo, el ciudadano basa en impresiones primarias la labor de un gobierno, las medidas se juzgan por sus resultados de hoy, para bien o para mal y los escándalos, las malversaciones se convierten en temas de tertulias indignadas y en pretextos para generalizar a los políticos. Conversaciones que desembocan en la más amarga desidia, en el sentir común de que el ciudadano es víctima de aquellos a los que ha elegido, o como en el caso de la mayoría de la población española, en la cual la abstención gana las elecciones frecuentemente, de aquellos a los que no ha elegido.

A la vista de esta desidia, que aumenta alarmantemente, deberíamos preguntarnos sobre el futuro de nuestro sistema y sobre la información que de él recibimos. En el momento en el que aumente el número de individuos que vean inútil su opinión o su voz sobre el sistema, este perderá su esencia, será ejecutado. Si la esencia del sistema es la representación y cada vez hay menos representados; acabamos en un sistema donde una minoría es la que elige y una minoría más minoritaria y progresivamente menos representativa y plural es la que gobierna. Ante esto se abren dos caminos: o bien abandonamos a ese grosso desinformado hasta que la demagogia dé las armas y las falacias necesarias para arrasar el sueño democrático, o nos bajamos todos del pedestal, el periodismo recuerda y demuestra que su deber, una necesidad social, es informar de forma clara, concisa y directa, no aleccionar o sentenciar y nos ponemos manos a la obra para que de forma progresiva el ciudadano que ha sido víctima de las políticas recuerde que es parte de ese sistema y qué tiene que aportar, si le dejan. En definitiva ante la tesitura actual el ciudadano se siente víctima de la política. Manteniendo la misma línea podría llegar el momento en el que sea verdugo de la misma y entonces…mejor no pensar en entonces y actuar hoy.

Lorca no ha sido olvidado. Sus versos aplicables a dramas actuales; el Público aún rabiosamente expectante en asuntos ajenos y transmutando la vida y el ser en teatro, en parecer son claves para que el autor de los versos frustrados sea, a día de hoy, recordado. Aquí os dejo un humilde homenaje personal al poeta de la frustración:

 

El verso frustrado, fusilado

la bala al bardo ha callado.

Los versos hablan de un drama

que aún se encuentra asentado.

 

76 años han pasado desde el

espinoso final y funesto resultado.

El hombre del teatro humano

ha dejado el final abierto a otra mano.

 

Habla de dramas humanos, de amores

y pasiones frustrados por el humano.

El es Lorca, bardo, señorito y controvertido

Abandona buena cuna por la cama del marino.

 

Titiritero de las Alba, consejero de Yerma, peine

de la nívea Rosita y cómplice del fuego fatuo

de Don Perimplín. El es señor entre versos gitanos

y sirviente entre amores que la moral ha defenestrado.

 

El habló del teatro de las calles, del frustrado

en actor forzado transmutado. El habló de abolir

ese teatro, de dejar las pantomimas, de que el

actor hablará de lo humano, no negara su sentir.

 

El falaz teatro sigue bien cimentado, el sufriente

lorquiano la paz no ha encontrado. Los versos

podrían emanar de las historias de la España

actual. Lorca, tu funesta musa no ha marchado.

 

Entre versos frustrado, sonrisas vencedoras.

Luchas ganadas, batallas perdidas, escaramuzas

en tablas. Los frustrados no han mermado, pero

los valientes sus empeños no han cesado.

 

Décadas sin el soberano del verso y la prosa

de la frustración. Décadas del ser contra

el parecer. Historias que el fusil no ha acallado.,

ejemplos que han alentado, Lorca no ha sido olvidado.

La infancia suele asociarse a la imagen de felicidad, suele ser el summun del tópico de que todo tiempo pasado fue mejor. Sin embargo, ese concepto de infancia tan extendido de la mano de la globalización es terriblemente limitado. Los caballeros de la globalización, cuales señores de los tiempos del medievo, han utilizado su derecho de pernada en muchos, demasiados, países; han implantado la prioridad del máximo beneficio y han dado lugar a dos extremos: los hijos de la globalización, sobrealimentados y consumidores natos y bastardos, fruto de sus arrebatos de ambición instintiva y los cuales sustentan a los primeros. Así, mientras unos ríen con Bob Esponja, otros ríen y gritan sádicamente cánticos de guerra que suenan a supervivencia; mientras unos huyen de las vacunas, otros las prueban y mientras unos gritan extasiados en el día de navidad, otros gimen pidiendo ayuda entre caricias repulsivas que se marcan a fuego en su vida. Analizar todos los abusos que sufren niños a día de hoy es imposible, porque los tupidos velos aún abundan. Hoy conoceremos 3 tipos de niños, que han perdido su infancia sin saber el porqué:

Sylvain nunca tuvo un videojuego, su arma era de verdad y le enseñaron a estar orgulloso de usarla; Natalia tomó el revolver a la fuerza y fue madre con 14 años como resultado de una de las múltiple violaciones que sufrió. Estas son dos de los casos que muestra Intermon Oxfam. Historias de niños, cuya inocencia fue arrebatada y cuya mirada solo refleja la desesperación del animal que desea sobrevivir; pero cuyo interior alberga deseos, pues aunque les hayan obligado a asesinar, a mutilar, a depender de las drogas para poder seguir adelante son niños, soldados, pero niños.  Tal vez fue Ska-P los que reflejaron con más crudeza esta realidad en su tema, Niño soldado:

Tailandia tal vez sea el lugar donde los niños pasan a ser objetos de un placer caracterizado por la corrupción de la inocencia y la dominación. Venta de menores, explotación sexual, heridas para evitar su fuga, SIDA y heridas incurables en la psicología de los niños son solo algunas de las realidades con las que se encuentra la ONG Somos1. No solo en territorio asiático encontramos esta aberración. 680 fueron los menores de edad que en el periodo de 2002 y 2006 fueron hallados por la policía ejerciendo de forma forzosa la prostitución en nuestro país. España tiene una situación estratégica para el tráfico humano y en tiempos de crisis un contexto realmente alarmante. Sea donde sea, la prostitución infantil tiene un rasgo en común, el silencio, los gritos apagados y las lágrimas que algunos toman por una perturbadora parafilia sexual más. En este reportaje muestran este hecho, esos gritos silenciados por un placer egoísta y basado en el sufrimiento:

Es mítica la imagen de la cobaya de laboratorio, ahora sustituyámosla por un niño y tendremos otro tipo de infancia. El niño cobaya, un ejemplo: los niños argentinos que utilizó la empresa Glaxo. Niños cuyos padres analfabetos, familiares sin autoridad e incluso progenitores sin capacidad psíquica prestaron a la empresa, para probar una vacuna contra la neumonía y la otitis aguda. Las pruebas del medicamento contra la meningitis de Pfizar también dejaron su rastro con más de 200 niños cobayas, de los cuales la mayoría están a la espera de alguna compensación.

No son estos los únicos casos. Se podría hablar de los niños recolectores de basuras, camuflada como aportaciones al desarrollo de las TICs al tercer mundo, que sobrellevan sus jornadas esnifando pegamento. Los niños que sufren la explotación laboral, algo que da para muchas entradas sobre el tema. En definitiva, diversos tipos de infancias, que poco tienen que ver con el concepto de felicidad que se ha globalizado, que demuestran que para que un niño encuentre su juguetito en su menú infantil, otro lo tiene que fabricar.

Esta madrugada los vecinos del Valle Gran Rey veían cómo su futuro se truncaba y su calma ardía bajo el crepitar de las llamas. La historia que sufren los vecinos de este municipio de la Gomera no es única, por desgracia; tampoco suele ser nada extraño el silencio o el desentendimiento mediático sobre el futuro de estos casos, al cesar las llamas impactantes, la historia parece perder interés. Son estos sucesos los que hacen necesarios proyectos como #Españaenllamas, una iniciativa en la que se tratará de encontrar respuesta a los interrogantes sobre estas catástrofes naturales, que en la mayoría de los casos tienen causas artificiales, y ver qué pasa tras las llamas, cómo evolucionan las cenizas y quién paga el precio del desastre.

Más allá de las llamas, hay una historia. Esta podría ser la filosofía que ha animado a los miembros de Civio a llevar a cabo esta nueva iniciativa. Con España en llamas se pretende ver el impacto territorial, económico y demográfico de estos incendios gracias a las herramientas que el periodismo de datos pone a su alcance y por ende al nuestro. Esta no será una mera infografía sobre el impacto directo, España en llamas pretende dar continuidad a las historias que se esconden tras las cenizas de los incendios. ¿Qué sucedió después de las llamas? ¿Se recalificaron los terrenos? ¿Se hizo justicia por este crimen medioambiental? ¿Se reforzaron las medidas de seguridad y los protocolos contra incendios? Estos son solo algunos de los interrogantes que quedan sin responder en buena parte de los casos; los cuales Civio pretende aclarar.

A pesar del interés social que tiene, esta iniciativa no ha encontrado pareja de baile para empezar a actuar. Pese a este revés, sus promotores han decidido no rendirse y dejar que sea la sociedad 2.0 la que decida si se debe desvelar la España tras las cenizas. Con los procesos de Crowdfunding y Crowdsourcing el proyecto ha salido a la red y ahora está en nuestras manos que salga adelante. España en llamas ya se encuentra en la plataforma de Goteo para conseguir fondos y colaboradores. Comparte, comenta, twittea, critica, dona, etc. Ahora es el momento de decidir si los crímenes medioambientales quedan soterrados bajo el silencio y reducidos a meras estadísticas de archivo o si ya ha llegado la hora de conocer qué y quiénes se esconden en esa España tras las llamas.

Romney, el hombre de los 250 millones de dólares, era el único candidato que las encuestas situaban como un auténtico rival para Obama. Un hombre que presume de no haber pisado Washington, laboralmente hablando, ha encontrado, o le han presentado, a su compañero en el viaje a la presidencia de EEUU. Este es Paul Ryan, conservador, 42 años y miembro de la Cofradía de la Santa Tijera Privatizadora. ¿Qué caracteriza a este tándem republicano? ¿Quién ha sido el encargado de formarlo? ¿Cómo afectará este nuevo componente a la campaña de Romney?

Romney era el hombre, aparentemente, más al centro de la parte republicana; algo que nunca llegó a agradar a los del Tea Party. Esto era una ventaja externa, ya que podía ser un imán para los desencantados con la administración Obama. Al mismo tiempo podía suponer una fricción entre los sectores más conservadores que aupaban a Santorum y los que se apiñaron en torno a Romney en la recta final. Romney ya ha elegido compañero, con el que pretende evitar la fricción y conseguir la Casa Blanca.

Esta posible fricción parece haber tocado a su fin. El aglutinante de los republicanos es Paul Ryan. El nombramiento de este hombre, fraguado a fuego conservador desde la universidad y consolidado como un hombre fiscalmente liberal en Washington supone la presencia del Tea Party y de sus ideales en el equipo de Romney. Ryan es un férreo defensor de la competitividad, reniega de la dependencia del ciudadano respecto al Estado y aboga por el superávit público, a casi cualquier precio, para esto no le tiembla la mano al proponer la retirada de ayudas a ancianos, enfermos, etc.  En su ámbito ideológico es un católico; conservador contrario al matrimonio gay, de los que creen que la Carta Magna debería recoger la definición bíblica de matrimonio y de los que defiende la creación de una frontera que impida la inmigración mexicana. Ryan, pese a los posibles símiles, no es una Sarah Palin, es un hombre con más de una década en asuntos de Washington y solo ha alzado la voz en temas fiscales, no se ha manchado las manos de grasa públicamente contra el matrimonio gay como Palin o Santorum.

El austero Ryan y el americanista Romney forman un tándem, cuanto menos, curioso. Solo falta conocer que características se impondrán en este. Puede que la incorporación de Ryan haga que el American Century, que Romney promete, haga aguas bajo el peso del realismo, pues como ya dijo Friedman en el NYT no hay dinero para este. Ryan también puede aportar una de esas historias que tanto venden en campaña. El ahora candidato a la vicepresidencia tiene una historia personal aliñada con pérdidas prematuras, esfuerzo y un apellido conocido y poderoso en todo el Estado de Wisconsin. Solo queda ver que Ryan venderán en campaña y si no será un revulsivo para indecisos e hispanos que vean peligrar sus derechos frente a este tándem, donde aún no se sabe quién lleva el manillar.

Obituarios de Chavela Vargas escritos por personas que de nada la conocían como yo, sobran. Nunca tuve el placer o la desgracia, váyase usted a saber, de conocer a Isabel Vargas Lizano como aún la llaman los vecinos del pueblo, hoy día ciudad, que la vió nacer. Ella misma se encargó de escribir su despedida y dejó claro que no quería homenajes, a no ser que fueran de la cámara de Pedro Almodóvar. Por este motivo, esto no va a ser un obituario de alguien a quien solo conozco por su música.

Cuando alguien muere, los medios se llenan de pésames, en proporción a la prominencia o a la inversión que los familiares realicen en esquelas, claro. Siempre he pensado que esto es como un recordatorio de la volatilidad de la vida humana; hoy estás en pleno fulgor, gozando o sufriendo del estrellato, y mañana se apaga todo. Sin embargo se suele cometer el mismo fallo, siempre se asesina al artista . Los medios hablan de la muerte de Chavela Vargas. Queridos señores y estimadas señoras: Chavela Vargas no ha muerto.

Los seres humanos son los que mueren; pero la parte del alma que algunos de estos dejan en su arte, o se suicida, o la matan. No hablo de un crimen de sangre o de saltar desde un quinto piso; hablo de que para que la obra de un artista, que será su presencia inmortal en este mundo, muera tiene que ser este mismo o el juicio del público el que acabe con ella. Este no es el caso de Chavela Vargas, la mujer que pronosticó su muerte sobre un escenario. Tal vez Isabel Vargas no haya fallecido de este modo y Chavela Vargas tampoco correrá esa suerte, porque la Vargas es única y aún le queda mucha guerra que dar.

Chavela Vargas, esa voz que supo recoger el sufrimiento, el amor, la frustración y los deseos cumplidos o defenestrados en el camino de Isabel Vargas Lizano y convertirlos en algo terriblemente bello. Esa voz desgarrada que sale del fondo del alma y puede sacar una carcajada o una lágrima. Esa es Chavela Vargas, esa mujer que nos dijo: “Piensa en mi cuando sufras”. Pensar en esa voz ásperamente dulce que reflejaba una vida de lucha lorquiana, pero una vida en la que nunca perdió las fuerzas para gritar aquello que entonó junto a sabina en Noche de Bodas: “que el corazón no se pase de moda”. Esta es Chavela Vargas, la Vargas, la única Chavela y a la que le quedan muchas noches de parranda. Aunque la capilla ardiente, la prensa y demás lo nieguen, mientras alguien disfrute de la voz de la Vargas, la Vargas seguirá con nosotros.

Pollo frito como reivindicación del modelo de familia conservador, carne con un mensaje discriminatorio, lentejas con sabor a solidaridad y un remix de alimentos con un significado de integración social. Estos alimentos han dejado de ser meros productos de consumo, para convertirse en estandartes de valores sociales y estilos de vida. ¿Pollo homófobo? ¿Carne discriminadora? ¿Lentejas solidarias? ¿Menús con sabor intercultural? Suena realmente extraño, pero EEUU y Grecia han sido testigos de como prejuicios y valores toman un sabor propio.

Durante esta semana, los detractores del matrimonio homosexual han entonado sus consignas con las manos pringosas y el aliento con olor a pollo frito. El dueño de una franquicia de más de 1500 restaurantes de Fast food definía su empresa como un negocio que compartía el valor de la familia cristiana. Acto seguido, los conservadores estadounidenses, como Rick Santorum, convertían la franquicia en el baluarte de la familia del American Way of Life.  La mismísima Sarah Palin, se pringó las manos de grasas avícolas y elevó el pulgar en señal de aprobación a esta iniciativa contra lo que el exsenador de Arkansas, Mike Huckabee, denomina la arrogancia de los gays. Sin embargo, no solo los conservadores han hecho acto de presencia en estos restaurantes, se convocaron besadas en las sucursales de la franquicia., bajo el lema besa más polluelos. No será esta la única medida contra el pollo homófobo empleados de la cadena se desmarcan de las declaraciones y políticos estadounidenses han vetado a la cadena que está convirtiendo este plato típicamente americano en un plato asociado a prejuicios homofóbicos.

Dejando a un lado el típico Fried Chicken, el país de las oportunidades muestra con su gastronomía la amplia variedad de culturas que conviven. La inmigración ha sido el motor de este país y así lo demuestran las calles newyorkinas plagadas de sabores, de colores y texturas diferentes. Cada país ha traído su gastronomía  y Estados Unidos la ha americanizado de forma que en una calle pueden convivir las intensidades orientales, junto a los ardientes sabores mexicanos y la pasta que la tercera generación de ítaloamericanos sigue anunciando como la receta de la Toscana. Sabores que representan la diversidad, pero que con el tiempo muestran la homogeneidad del estilo del Fast Food americano. Sabor de integración cultural, en ocasiones degradación culinaria, a la americana.

Las aguas mediterráneas también tienen recetas con valores y prejuicios. El grupo político que dio la sorpresa en los comicios griegos, Amanecer Dorado, ha creado la carne racista. El proceso para convertir un alimento rico en proteínas en un alimento plagado de xenofobia es el siguiente: se instalan en una famosa plaza ateniense bajo la consigna de alimentos para los griegos; a todo el que pretenda beneficiarse se le exige documentación que acredite la nacionalidad helena para suministrar las provisiones prometidas. Como resultado fomentan el sentimiento racista entre la población, que ve a este partido neonazi como el que suple las penurias, que las políticas europistas les causan. Una carne que tal vez sea de primera calidad, pero cuyo precio social puede ser muy alto. No olvidemos que este partido es el mismo que prometió, entre otras cosas, reforzar las barreras con minas antipersonas para evitar la inmigración.

Como contraste, sin banderas, sin requisitos, las calles, plazas y callejones atenienses reciben la visita de un cocinero solidario. La receta de austeridad europeista se ve suplida por la solidaridad durante unas horas. Un parado más aparece con su carrito, con alimentos que pueden ser unas simples lentejas y cocina; cocina junto a gente a la que la crisis se lo ha quitado todo, pero a las cuales unas simples legumbres le pueden devolver lo último que se debe perder: la esperanza, aunque sea por unos momentos. Unas recetas sencillas, fruto de la solidaridad y la caridad de los convecinos, unas recetas cuyo sabor es el sabor de la solidaridad.

Vemos de este modo la confirmación de que todo comunica. A partir de estas polémicas determinados alimentos pueden tomar un significado intrínseco. El pollo frito toma desde ahora una dicotomía de valores: para algunos pasa a ser “bendito”, para otros un alimento que se ha convertido en un signo de exclusión social del colectivo gay. Sin embargo, cocinar de forma común y conjunta recordará a los helenos, en tiempos mejores que esperemos vengan pronto, que se han beneficiado de los pucheros del chef solidario como en los malos tiempos, habían buenas personas. Del mismo modo un taco americanizado recordará a los mexicanos residente en el país que han aportado parte de su cultura al gran business made in USA, que en buena parte ellos han construido a la que fue la primera potencia del mundo. Los inmigrantes residentes en el país de Hera tampoco olvidarán el sabor del rechazo al ver la carne negada. Encontramos de este modo recetas, ingredientes y comensales cuyos menús se verán aliñados con prejuicios, valores y significados subjetivos, al fin y al cabo, con sazón social.

Hoy tenía pensado escribir sobre la homofobia liberal. Un concepto acuñado por Mira y Borrillo; que define a esa parte de la población que tolera la homosexualidad siempre que no sea visible. Sin embargo, la actualidad ha dado un vuelco y hoy Twitter, Facebook, diversos medios y blogs tienen a la señora Ana Pastor como protagonista.En Libertopress, no va a ser Ana Pastor la protagonista, van a ser sus indignados los protagonistas de este post.

Sin pretender compararme con Mira y Borrillo, voy a tratar de acuñar un término, tal vez acuñado ya de antemano, la indignación liberal. El indignado liberal se caracteriza por sentirse un ser crítico. Sabe que tiene toda la información al alcance de un clic, pero no la suele utilizar muy a menudo. Por decirlo de alguna manera el indignado liberal es aquel que sabe que tiene motivos para estarlo, pero los ve de forma difusa y llega a tolerarlos. De este modo, el individuo continúa su camino hasta que surge un parón llámese hoy, despido de Ana Pastor. En este momento surge una eclosión de indignación, Twitter, comentarios en Facebook, gritos, el indignado liberal ha visto un motivo prominente para indignarse. Tras esta explosión, los hastag pasarán, el indignado liberal volverá al letargo y volverá a aceptar su rutina de indignación latente, pero dormida hasta nueva eclosión.

Durante este nuevo periodo de hibernación estos sujetos vivirán en una sociedad donde  en septiembre se producirá una nueva subida del IVA, algo cuyos buenos resultados pueden ser dudosos ya que la recaudación del IVA ha ido mermando;donde sus hijos, sobrinos, nietos, primos tendrán menos profesores y ratios que convertirán un aula en un espacio masificado; donde pensionistas con enfermedades crónicas se pueden dejar un buen pellizco de su pensión en botica, con efectos presentes en su día a día aunque sea rembolsable; donde profesionales con oposiciones se ven con el agua al cuello; donde se congela el empleo público y los puestos que queden libres tras la jubilación quedarán vacíos y un largo etc de motivos por los que indignarse. Motivos, que a no ser que sean protagonistas de una maravillosa campaña viral que despierte a la indignación liberal, seguirán siendo temas de conversación, temas de reportajes humanos, etc.…

No pretendo hacer una tesis, solo hablar de ese ciudadano que solo se da cuenta de que la cosa va mal, es injusta o hay problemas cuando le afecta a alguien mediáticamente reconocido o cuando el problema pasa de la rutina a los medios. Por eso, hoy más que nunca, un periodismo crítico, que sepa diferenciar entre noticias de prominencia y de interés social, se hace imprescindible. Porque bajo la apariencia de lo común y lo cotidiano hay muchos casos que deberían despertar indignación, sin embargo, el indignado liberal sigue en su hibernación hasta la próxima llamada de un caso prominente, y que ese caso sea social  o simplemente prominente es en buena medida obligación del periodismo.

Concluyendo, el indignado liberal es fruto de una información temporal, en ocasiones no accesible a todos los niveles, sin seguimiento continuo y con un fuerte arraigo a la prominencia; es esa persona que acepta lo indignante siempre y cuando no sea visible . Una vez que se acaba la difusión de este problema, que pasa a ser un tema del ayer, todo vuelve a la “normalidad. Pero como decía Federico García Lorca en sus obras, el hombre aguanta la frustración hasta un punto limitado, ¿Qué pasará cuando los estallidos no sirvan para calmar al indignado liberal? ¿Qué pasará cuando sean sus circunstancias  las que despierten su indignación dormida? ¿Qué pasará Cuando el indignado liberal pase a frustrado furioso?

Pensamientos de un Liberto

LibertoPress apuesta por compartir, no por plagiar o robar

Licencia de Creative Commons
LibertoPress by José David Pérez García is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en libertopress.wordpress.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://libertopress.wordpress.com/.
agosto 2012
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031