You are currently browsing the monthly archive for junio 2012.

440 millones de euros, este es el ahorro que propone la ministra Ana Mato. En tiempos austeros y críticos como estos, todo ahorro es bienvenido. Sin embargo, hay que valorar el coste de estos. El ahorro ,del que hablamos, podría tener lugar gracias a un recorte en la subvención a medicamentos. La ministra propone que 456 medicamentos sean pagados íntegramente por sus consumidores. ¿Qué medicamentos? ¿A cuántos españoles podría afectar? No se conoce la totalidad, pero si algunos de los que podrían desaparecer de muchos hogares por cuestiones económicas.

En caso de que este recorte se llevase a cabo; el ministerio no erradicaría su subvención totalmente. En patologías donde estos medicamentos sean necesarios de forma constante, el paciente seguiría pagando parcialmente. Son medicamentos de carácter común, sustituibles por prácticas tradicionales o naturales como sugirió la ministra y por remedios tradicionales. Algo que me provoca un gran temor, ¿volvemos al auge de curanderos, de prácticas no controladas? Los remedios tradicionales y naturales son realmente interesantes y prácticos, pero requieren un control.

 Si esta medida sale adelante la notaremos en nuestros armarios de las medicinas, en el mío al menos. En tiempos de catarros, los medicamentos prescritos se verán sustituidos por el zumo de naranja con miel. Problemas estomacales, como diarrea o estreñimiento, serán solucionados por remedios de toda la vida; en el caso del primero con manzana rayada en cantidades industriales; en el del segundo con una hoja de geranio empapada levemente en aceite de oliva y aplicada en la zona cero. Curioso e incluso cómico, pero efectivo. Los que conocemos remedios naturales, por el motivo que sea, podremos afrontar esto. Pero realmente me aterra pensar en aquellos que busquen soluciones en webs sin contraste, en fuentes no fiables. Esto tiene una solución, si realmente el ministerio quiere potenciar estos remedios que lo haga de forma oficial, que los divulgue, pero que no incite a su consumo, sin ofrecer una forma segura de utilizarlos.

Pero hay problemas que no se solucionan con tratamientos naturales. La psoriasis, con p, es una enfermedad cutánea provocada por un fallo inmunológico. Su causa es genética, hay gente que la puede padecer de modo potencial y factores como el estrés pueden favorecerla. Pero una enfermedad como la psoriasis tiene unos efectos más allá de los físicos. Hablo de efectos sociales, las miradas, el asco mal disimulado e incluso el miedo.

En ese vídeo se explica muy bien, pero un ejemplo tal vez lo explique mejor. Un familiar directo tuvo y tiene está enfermedad. Unas ronchas blanquecinas, esa “caspa”, todo eso se tradujo en desprecio por seres cercanos. Aún hoy, cuando cuenta esa historia ,a sus 40 y muchos años, sigue viéndose el vestigio de ese drama en los quiebros de su voz, ese drama provocado por algo superficial. Una enfermedad que provoco, por ejemplo, que a este familiar lo expulsasen de un equipo de fútbol. Es una enfermedad de la que pocos hablan, que menos saben escribir. Una enfermedad desconocida por muchos que sufren cientos de miles de personas. Si van a recortar en esos medicamentos, que hace que un 2% de la población pueda mejorar, provocando que algunos no tengan acceso a él; tal vez, tengan que tratar de explicar que son  estas enfermedades. Si no se les ayuda con sus síntomas, al menos que se  ayude a que no tengan estos otros síntomas sociales. En casos como la psoriasis hay dos enfermos quién la sufre y quién la magnifica con su ignorancia y su desprecio.

La sociedad no solo necesita cura a sus enfermedades físicas o psicológicas, hay muchas hechas de prejuicios, de ignorancia o de estupidez, que requieren tratamiento YA.

La obviedad, la condena de una sociedad que se deja llevar por el instante. Una imagen  da lugar a la traición del cerebro, en pos del globo ocular.  Un claro ejemplo está en la figura del verdugo, del ejecutador de las condenas y de las órdenes. En una empresa se suele odiar al que se encarga de despedir, aunque sea un empleado más; en un gobierno el más criticado, el que sale al ruedo en tiempos de tormenta; en una guerra, el que sale en una foto empuñando un arma o con la sangre y el barro en las suelas.

García Berlanga recogía, en su película El Verdugo, el estigma del mismo. Personas señaladas por su oficio. Un oficio que consiste en subir a un cadalso, entrar a una celda o en un lugar que tal vez desconozcan y cumplir una orden. Lo más irónico, mientras el verdugo sufría la discriminación social; el que sentenciaba, en el mejor de los casos un “entendido” en leyes es quien condena, era distinguido por su poder. Un poder que un verdugo no tiene, cumple la orden y ya; unos por sadismo, otros como el pobre enterrador que protagonizaba el film de Berlanga, por presión y necesidad; otros tal vez ni sabrían explicar el porqué.

No cabe duda que sobre la discriminación de los verdugos se podría hablar largo y tendido, sobre la endogamia dentro de esas familias estigmatizadas; sobre la hipocresía de los que gozaban con el show y después salían con su moralina intacta, etc. Sin embargo, es el poder lo que hoy me ha llamado la atención, el poder y la simplicidad. Una mezcla realmente peligrosa, un ejemplo con nombre: Jorge Otilio Cantú Cantú. Un joven asesinado por unos policías militares en México hace un año. Tras su muerte se trató de cubrir con un tupido velo la rafaga de 40 disparos a quemarropa que sufrió, algo que su padre no permitió totalmente. A día de hoy sus verdugos, en reclusión; sin embargo el superior de estos no aparece en ningún documento, la férrea disciplina marcial desaparece en estos informes y pocos preguntan. Ya tienen los nombres de esos verdugos, de aquellos que apretaron el gatillo, de los culpables de ejecución. Teniendo eso a pocos parece interesarle los culpables de condena de Jorge. ¿Quién no paro u ordenó a esos subordinados?

En el fondo, este caso no es especial, pero si horrible, como tantos casos sin tan siquiera verdugos de facto por la “aldea global”. Perdonen la misantropía, pero en muchas ocasiones el ser humano me parece terriblemente infantil. A fin de cuentas, buscamos un culpable y pocas veces se indaga más; que alguien nos diga a quien culpar, que se nos de un rostro al que odiar, un enemigo, en definitiva. Tras esto hablaremos de justicia de forma terriblemente relativa, de la forma que nos han dicho que es justo hablar de justicia. Sí, se hará esa justicia, se condenará por un delito tal y como se debe, pero si se castiga a quien empuña el arma y no a quién la ha puesto en su mano, no será la última condena.

Mientras todas las energías se gasten en buscar culpables y no en las causas que han provocado esas culpas, estas no cesarán. Pero claro, buscar a quién crea verdugos suele ser sinónimo de encontrar al propio.

Gracias a todos aquellos que cada mañana se levantan buscando no solo cerrar un caso, sino que no se abran más.

Objetividad, para muchos es la meta de la profesión periodística. Sin embargo, muy pocos se molestan en descubrir que es esto. La objetividad es lo referente a un objeto, es decir, aquello que tiene una prueba, que es contrastado y que tiene el respaldo de argumentos empíricos. La otra cara de la objetividad, que muchos periodistas han tomado como la auténtica, es la de la asepsia, la de la planicie en la información. Este es el tema del que hoy me gustaría divagar, pues al fin y al cabo, lo único que con mi limitada experiencia puedo hacer.

Sobre el relato periodístico contrastado u objetivo poco se puede decir, es cuestión de llevarlo a cabo con los recursos y las colaboraciones adecuadas. El problema que este encuentra es doble. En primer lugar, se encuentra la degradación de la profesión periodística y la imposición de unos objetivos comerciales. Por otro lado,  la compleja tesitura económica que está afectando a todos los sectores y la ceguera imperante en cuanto al uso de la red. Nos encontramos en una etapa en la que se cree que cualquiera puede ser periodista, que la documentación es buscar en un par de webs y en la que se olvida que el periodista es un historiador del presente. Este es el motivo por el cual no debe obviar los antecedentes, los cuales le hacen narrar sus historias hoy. Pese a esto, muchos abandonan el contexto de sus noticias y proceden al proceso de retroalimentación. La búsqueda de una clientela fiel, de un público que consuma publicidad y al que vender al mejor postor; se ha convertido en una máxima, no de los periodistas pero si de quienes pagan sus nóminas. Con este modelo de negocio, el fin de muchos medios ha pasado de informar a facturar. Pero no se debe confundir, nunca, con el fin de un periodista.

El auge de la retroalimentación se une con una nueva forma de ver la objetividad. Esta responde a los adjetivos de plano, aséptico y antisocial, es decir, todo lo contrario al periodismo. En aras de mantener un tono “objetivo” se pierde la voz humana y critica, inherente al periodismo. En esta batalla, en la que se lucha contra la sensación; luchan las citas textuales, los eufemismos y los tecnicismos, contra la claridad, el espíritu crítico y el deber humano de la profesión. Así encontramos historias convertidas en simples cifras y consecuencias reducidas a silencios.

Los problemas para ser objetivo abundan, las oportunidades también. Nos encontramos ante una sociedad en red que nos permite comunicarnos, pedir opiniones y contrastes.  Las historias humanas y de la calle han dado el salto a blogs y a perfiles sociales, algo que nos permiten localizar la historia que cada noticia necesita. Por tanto concluiré haciendo la rebatible afirmación de que pese a la complejidad de los tiempos, las herramientas para hacer una información humana, contrastada e informativa están ahí. Una información que procediendo solo de una fuente, nunca será totalmente indiscutible. Esto se debe la labor del periodista es mostrar todas las caras posibles de una realidad, ya que una sola persona no puede abarcarlas todas, pero esta siempre se contrapondrá a la de alguien que vea otra y posiblemente con otros argumentos. Esto no es un problema, es un paso, un cambio. Es la evolución del periodismo cerrado y del liderazgo de opinión a un periodismo donde el relato de la actualidad, cuidado y contrastado, es ofrecido por un profesional. A la vez que es completado por aquellas personas que también la viven, solo que desde otra perspectiva. Por esto estamos en una época en la que podemos ser objetivos, crear una objetividad conjunta, en crecimiento, siempre y cuando existan profesionales para coordinarla, contrastarla y explicarla y el conocimiento para usar las herramientas que la hagan una realidad.

Ayer, a altas horas de la noche, interrumpieron mis tribulaciones. En estas divagaba sobre las dotes oratorias de la alcaldesa de Madrid, el look juvenil y patriótico de Saritísima en la portada del medio que todos sabéis y esos 40000 millones que parecen llevar implícita la palabra rescate. Pero todo esto se fue al traste cuando ví esto:

Este vídeo es la presentación satírica y con connotaciones cuanto menos realistas del Madrid que nos espera en la segunda década del siglo XXI. En tres minutos, los autores de este microfilm nos relatan dos caras del derroche: la autodegradación y la hipoteca medioambiental que generamos sobre nuestros descendientes.

A primera vista pueden parecer metáforas o hipérboles de la realidad pero ¿sabes qué productos consumes? Ingredientes encriptados bajo letras milimétricas y términos solo aptos para entendidos en nutrición se esconden en las etiquetas. Ya no solo hablamos del consumo directo, la contaminación del agua, el aire y los recursos naturales en general degradan nuestra salud, más que si comiéramos una bombilla o bebiésemos ron con aceite. Estos efectos nocivos sobre nuestra persona son fácilmente rebatibles con la máxima de libertad individual del liberalismo. Pero con estos excesos vamos más allá de nuestra persona, de nuestro colectivo o de nuestra generación o nuestros contemporáneos. Los derroches de hoy son las privaciones de las generaciones del mañana. Tú decides si vas a tirar por la basura su futuro o vas a respetarlo. No podemos pretender legar una herencia medioambiental íntegra, pero si hacerlo lo mejor posible.

Muchos de los que lean esto pensarán que es irrelevante, que en estos tiempos donde la sombra del rescate nos acecha hay que hablar de ello, etc. Lo que se pretende salvar con estos rescates es una banca basada en dinero fiduciario y dirigida por seres humanos que ,al menos algunas horas al día, respiran el mismo aire que el resto de los mortales. Un sistema que ha surgido y crecido a expensas del medio ambiente. Es innegable que con paro, con déficit, con inflación la vida es dura, es de crisis pero ¿Cómo sería la vida sin aire? ¿Cómo sería el futuro sin nada que ofrecer a nuestros hijos? ¿Cómo quieres que sea, realmente, Madrid en 2020?

Puede que muchos se hayan olvidado del futuro ante esta crisis. Puede que el I+D+i y las energías renovables sean víctimas de la austeridad. Pese a todo esto, trabajos como este demuestran que los tiempos de crisis no tienen que ser tiempos sin conciencia.

En los últimos meses de 2011 me lanzaba a conquistar un sueño. No iba a dar la vuelta al mundo, no pretendía subir a la luna, ni vivir una escena de película de aquellas que hacen suspirar, mi sueño era estudiar periodismo. En ese tiempo me preguntaron, en repetidas ocasiones, ¿por qué vas a estudiar periodismo? Muchos me miraron al preguntarme con la indulgencia con la que se mira a un tarado; otros dejaron el disimulo para llamarme loco y estúpido: “Desperdiciar la media así, no sabes lo que haces”, esa fue una sentencia repetida; otros simplemente me apoyaron, sin decir nada, sólo me apoyaron.

La entrada en la facultad tampoco distó mucho de esto. Nos preguntaban el porqué estábamos sentados en esa aula, qué esperábamos. Yo sólo sabía responder que no lo sabía, lo único que tuve claro desde el minuto cero es que estaba donde quería estar. Pese a saberlo, siempre quedaron las dudas, los miedos, fantasmas del pasado y del presente. Cada ERE en un medio nacional era un navajazo y una nueva duda de si me estaba equivocando; cada periodista desesperado que denunciaba ofertas precarias era la aparente confirmación de que me estaba equivocando. Sin embargo, cada instante planeando un nuevo reportaje para este blog, cada minuto en el que escuchaba que muchos otros soñaron, lucharon y ejercieron esta profesión fueron lo que me hicieron seguir luchando por esto.

Este año no ha sido fácil para nadie, el que viene tampoco lo será según los augurios, pero estas etapas de incertidumbre tienen algo bueno. En tiempos donde el futuro no es previsible y donde las salidas son volátiles, la clave está en hacer lo que te hace sentir vivo. Simplemente porque nada te asegura el futuro, nada tiene garantía. Esto es un aliciente para que seas tú, no para que seas quien te imponen las salidas, quien esperan que seas, quien te han dicho que debes ser. Por esto hoy, 8 de Junio de 2012, yo soy José David Pérez García, un proyecto de periodista, no el futuro doctor Pérez que algunos esperaban, ni el maestro, ni el comerciante que mi abuela pronosticaba que sería. Soy lo que  ahora sé que quiero ser.

Unos me llamarán loco, otros valiente, otros no me llamaran por falta de saldo, ganas o tiempo. Yo sólo sé que he sido lo bastante adulto para dejar que ese sentimiento, tan poco pragmático, llamado vocación me llevase a donde estoy. También sé que soy lo bastante feliz como para no arrepentirme de esto. En fin, por ahora, esto me llena lo suficiente como para no arrepentirme, pase lo que pase. Lo que aún no sé es lo que me ha llevado a querer ser periodista en tiempo de crisis, porque lo que eres es algo inherente a uno mismo, inexplicable a quienes no han querido sentirlo e innecesario de explicar a quienes se han dejado llevar por lo que son.

J.David Pérez-García

Periodista… algún día 😉

 

La incertidumbre sobre quién ocupará el cargo presidencial en el Consejo administrativo de RTVE toca a su fin. Sonaron tantos nombres, la mayoría solo sonaron, y hoy se desvela quienes son,  para algunos se debería decir es, los candidatos.

No es cuestión de hablar de Leopoldo González Echenique Castellanos de Ubao. Esto se debe a que lo harán mejor y con mayor precisión otros medios,  también espero que lo hagan con mayor información porque el nuevo candidato es un misterio. ¿González?, ¿Echenique?, ¿Castellanos de Ubao? el que algunos ya ven como el presidente de la pública,no está solo en las candidaturas populares.

Hablo de las populares, perdón por obviar las de CIU y el Senado, pero según la reforma de ley con la mayoría absoluta del partido gobernante se puede elegir este cargo. Algo que PSOE ha aprehendido y parece haber puesto en práctica al preferir ahorrar el desaire de ser rechazado a su candidato. ¿Derrotismo, incapacidad, realismo?

Dejando dires y diretes a un lado, vuelvo a la otra cara de la candidatura popular. Una facción escondida, que se opone al otro candidato. El cambio es drástico: de un economista y abogado, a una periodista de trayectoria. Esta es Marisa Ciriza Coscolín, una periodista que sabe que es estar bajo los focos y en la retaguardia de la pública, una mujer a la que los medios a los que ha entregado su vida han catapultado al anonimato.

Cinco candidatos oficiales, dos candidatos apoyados por la mayoría del congreso, uno envestido antes de ser confirmado. La televisión pública cede sus riendas a un burócrata, a un hombre que va a pasar de ser secretario de una firma de hoteles a dirigir el contenido que entra a nuestro hogares con el sello del Estado. Si alguien quería una prueba de que la información ya no es cosa de periodistas ,aquí la tiene, con esta periodista que no ha sido ni considerada dentro de las ternas mediáticas. Una periodista sin presidencia.

Pensamientos de un Liberto

LibertoPress apuesta por compartir, no por plagiar o robar

Licencia de Creative Commons
LibertoPress by José David Pérez García is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en libertopress.wordpress.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at https://libertopress.wordpress.com/.
junio 2012
L M X J V S D
« May   Jul »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930