Ramón Luis Valcárcel, ese hombre que en el 95 convirtió Murcia en un bastión popular hasta estos días, hoy ha reconocido que en la huerta de España estamos deseando que se nos rescate. La cifra de este será de entre 200-300 millones de euros, según el líder del ejecutivo; el precio a pagar, reconoce, será muy duro. Habla en estas declaraciones de que puestos a “echar a gente de un pescozón” en caso de intervención Rajoy y Zapatero debían ser y haber sido los primeros. Pero las declaraciones del murciano; ese mea culpa por la crítica fácil del pasado; esa alusión a los millones de euros destinados a Lorca y ese olvido de  que muchos lorquinos no han visto ese dinero, etc. no acaban de explicarme que nos ha llevado a estos lares.

“El déficit murciano es producto de la construcción de autovías, colegios y hospitales” según Valcárcel Siso. Como murciano he sido beneficiario de autovías, colegios y hospitales regionales. A la par he sufrido los horarios del transporte público; una sanidad en las que los resultados que confirmarían un cáncer de colón tardaron tres meses y los malabares con las ratios y las optativas que han sido inherentes a los centros educativos.  Pero bueno, hablo como habla el señor Valcárcel, desde mi propia objetividad.

Me preocupa más que en que se ha gastado, las causas y consecuencias de ese gasto. Creo que deberíamos cambiar de personaje; dejamos a un lado a Valcárcel, que bastante polémica ha despertado hoy, y vamos a conocer los motivos según Juan Bernal Roldán.  De acuerdo con el vicepresidente y consejero de economía y hacienda, anteriormente mencionado, “tenemos una inmigración que está permanentemente presionando a nuestro gasto sanitario y educativo”. Olvida el vicepresidente que tenemos una población autóctona que ha recogido a los inmigrante en furgonetas para coger fruta; que ha explotado a 150-200 euros al mes a inmigrantes para cuidar, limpiar, etc., que ha arrendado pisos sin contratos a decenas de personas y todo esto sin tributar. Tendremos una inmigración que aumenta el gasto, pero también hay murcianos que han mermado las recaudaciones para su beneficio. Por supuesto, si luego les ha salido el tiro por la culata y su intento de ahorrarse 2 duros les ha costado varios millones… dejémoslo en que ha sido cosa del karma.

Bernal ha sido el principal artífice de un plan homólogo o técnicamente denomina Plan de Reequilibrio Económico-Financiero 2012-2013 con el que se pretende realizar un ajuste-recorte de 623.408.589 €. En el que se verán afectados interinos del sector educativo que se  “adecuarán” según el plan; asociaciones y fundaciones culturales, como la fundación de la Orquesta Sinfónica de Murcia que será suprimida; sin olvidar a las urgencias que se verán reducidas, así como los puntos de atención sanitaria y a las competencias de diversos hospitales que serán “optimizadas; la “optimización” también llegará a los partidos que recibirán un 10% menos y los altos cargos reducirán su salario un 3%; la política de acción social de la comunidad y el plan de pensiones de los funcionarios se suspenderán; algunas subvenciones agrícolas no cofinanciadas con Bruselas serán erradicadas; las universidades verán como se demoran los compromisos con la Comunidad y se reducirá la inversión en estas  y, para concluir el repaso, no con el plan: la inversión en la Sociedad de la Información es cosa del ayer, hoy en tiempo de crisis el presupuesto para esto es erradicado. Estas son solo algunas de las medidas del plan Bernal, consecuencia de la crisis y antesala del posible rescate.

Aún nos queda por ver los efectos de este plan, del rescate que se pedirá según Varcalcel y que no se pedirá según la Comunidad Autónoma, nos queda por ver si el presidente acudirá al llamado de PSOE y UPyD por este posible rescate. Queda por responder a tres incógnitas ¿Por qué no se nos rescato de la explotación y la especulación a todos los niveles? ¿Se nos va a rescatar ahora con la inyección de liquidez estatal? y ¿Quién nos va a rescatar del precio que nos va a tocar pagar por ser rescatados?

Anuncios