Hoy Intereconomía ha dejado de existir” esta fue la sentencia con la que Enrique de Diego, excolaborador y fundador de dicho grupo, afirmaba desde su programa de radio que la cadena se encontraba en el ojo del huracán. Según de Diego, la cadena aparenta normalidad, pero solo es cuestión de días que la suspensión de pagos sea inevitable.

La causa de esta situación es una “concatenación de decisiones megalómanas y enloquecidas por parte de su director” de acuerdo con las palabras del extertuliano de la casa. No solo la mala gestión ha sido causa de un futuro fuera del ruedo mediático para la cadena del toro, también tuvo palabras específicas para los grandes rostros de la casa y sus sueldos, ¿Cuánto cobraría él cuando trabajaba en este grupo?; para el orgullo del director, que cual capitán de barco se negaba a ver el iceberg que les hundiría; y no faltaron palabras para su libro ,en cuya promoción lleva ya un tiempo trabajando, donde cuenta “su verdad” sobre la cadena a la que dedicó varios años de su vida.

Tal vez convenga rememorar a Ortega. Con esto me refiero a  pensar cuales son las circunstancias que llevan al exintereconomista a embestir contra la cadena en la que trabajo. ¿Simple ética profesional?, ¿un mal sabor de boca por su salida de la cadena? o ¿una forma de aumentar las ventas de su libro sobre el tema?.

No ha sido este el único revés que ha sufrido la cadena. Hace un par de días se hacían públicas, en una web dirigida por de Diego, irregularidades en sus contratos; también ha pasado un tiempo, pero fue vox populis la polémica por un spot en el que se promocionaban los 364 días del año de la “gente normal”, en este se mostraba la cara más frívola y tópica del colectivo homosexual, que se tradujo en una multa de 100.000 euros por parte del ministerio de Industria, anulada, y la petición pública del Colectivo de Gays, Lesbianas y Transexuales de Madrid del cierre de la cadena.

La pluralidad se escribe con ambas manos

Nos encontramos ante una cadena que no ha estado libre de polémica, caracterizada por embestidas contra ciertos temas que la hacían digna representante de su logo. Pese a esto es parte del pluralismo informativo nacional, pues según la definición de la RAE este está compuesto por varias ideologías. Y dejando a un lado las discrepancias que se puedan tener con la que este medio representase, es mejor conocerla que no ignorarla.

Ideologías, rostros polémicos y medios a un lado, Intereconomía no deja de ser una empresa que da de comer a gente. No ya los grandes rostros, si no a limpiadoras, técnicos, camareros, etc. Gente que trabaja, y tal vez lo único que representa es el esfuerzo por llegar a fin de mes. Y para concluir, tal vez deban pensar aquellos que pretendan celebrar la posible “ salida del toro de los ruedos”, que esta simboliza que no hay nadie a salvo de la crisis, de la mala gestión, que los que ayer celebraban el fin de otros, mañana pueden lamentar el suyo.

Ahora te toca a ti opinar…

Anuncios