El mundo obrero del anarquismo y el catolicismo

La reforma laboral llevada a cabo por el gobierno central ha provocado diversidad de reacciones. Desde la patronal Juan Rosell afirmaba que esta reforma se traducirá en más empleo cuando los vientos soplen a favor de la economía. Algo que da lugar a preguntarse: ¿Cuándo van a cambiar de dirección, esos vientos que dan lugar a cinco millones de parados y a la proliferación de un empleo sumergido y mal pagado?.

El Banco de España dió el visto bueno, aunque ya advirtió que la reforma conllevaría un aumento del paro a corto plazo;  desde la UE, que responde al nombre de pila de Ángela, aplaudían estas medidas.
Ante esta Crónica de un Despido Anunciado, ¿qué hicieron los sindicatos mayoritarios?. Estos han tildado estas medidas de inconstitucionales y estudian presentar un recurso conjunto con el PSOE; algo que IU ya comenzó a promover.

Pero qué piensan aquellos que no convocan grandes manifestaciones acompañados de insignes e ilustres nombres. Existen otros movimientos en apoyo al trabajador que no reciben la luz de los focos, que no suelen ser recibidos por el ministro de Trabajo, de estos son de los que hoy trata este reportaje. De esta manera quién quiera ver lo que dicen los de siempre, lo lamentó, ahora le llega el turno a otros.

Así que sin más presentaciones, sin decir más lo mismo, es hora de ver que opinan el anarcosindicalismo de la CNT y el movimiento obrero católico de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica).

La solidaridad como un modo de vida

En Tirso de Molina se encuentra la sede de la CNT, un movimiento que defiende que la anarquía, es decir la carestía de líderes, es el auténtico orden y abogan por la educación como camino para que el individuo sea capaz de conocer su capacidad, así como de satisfacer su necesidad; consiguiendo de esta forma que el hombre se autogobierne y crezca en él un sentimiento de solidaridad con sus compañeros que permitan que la anarquía sea una realidad. Es en este lugar, donde el anarquista Julio Reyero nos expondrá el punto de vista de su asociación sobre la reforma laboral en particular y sobre la actualidad sociopolítica en general.

El encuentro se inicia con un “NO” rotundo de Reyero ante mi pregunta: ¿Entiende usted y su asociación la reforma laboral? Para él esta reforma , pese a estar envuelta en adornos y consejos de una legión de asesores, es una medida más que dificultad la convivencia y hace aún más complejo el objetivo fundamental de gran parte de la sociedad: encontrar un empleo.

Para los representantes de los trabajadores en las negociaciones con la patronal el miembro de la CNT solo tiene una palabra: traición. Estos según las organizaciónes han vendido y traicionado la conciencia obrera y han olvidado su deber para con el trabajador. Pese a esto Reyero dice con firmeza que si CCOO y UGT dejan de conducir al pueblo, servir a aquellos que no deben y tienen el coraje de convocar una huelga general real, sin rendiciones de antemano y que busque un cambio de verdad, tendrán el apoyo de la CNT-AIT.

Así el anarcosindicalismo exige la retirada de esta reforma laboral; pero su lucha, como bien recuerda Julio Reyero, no se limita a un solo campo de batalla. Actualmente la CNT lucha contra injusticias empresariales con el arma de la solidaridad entre compañeros. Su lucha ya nada tiene que ver con las bombas y el fuego, estigma con el que su nombre ha sido marcado, este sindicato lucha contra el adoctrinamiento con los libros y pretende mantener los ideales anarquistas a salvo de una actualidad en la que los valores y los ideales están en peligro.

La Iglesia es obrera, bajo esa idea trabajan los miembros de la HOAC

Y de Tirso de Molina a la Calle Alfonso XI donde se encuentra la sede del Movimiento de Hermanamiento Obrero de Acción Católica, un movimiento que mostró su desacuerdo con está reforma y con sus antecesoras con un manifiesto conjunto con las Juventudes Obreras Católicas. Allí Alvar Miralles, consiliario del movimiento, nos habla de la postura de la HOAC en tiempos de crisis.

La HOAC es la encargada, como explica el consiliario, de acercar el mundo cristiano al mundo obrero, actuando así como vínculo de unión que promueve los valores cristianos y anima a los miembros de su comunidad a defender sus derechos como trabajadores. La máxima de este movimiento es que el trabajador más pequeño es el más grande y su campo de acción se divide en cinco grupos: familia obrera, mujer, inmigrantes, trabajadores en situación precaria y personas en paro, pobreza o exclusión.

Con está misión la HOAC se declara contraria a la reforma ,como bien muestra el manifiesto, y a nivel personal Miralles declara que constituye un nuevo capítulo en el cuento de la lechera que han supuesto todas las reformas laborales, pues el trabajador nunca recibe lo prometido ni lo que espera, además afirma que los derechos que el trabajador pierda con estas reformas de corte restrictivo no volverán en época de “vacas gordas”.

Sobre la actividad de CCOO y UGT Miralles defiende que la actividad de estos sindicatos es imprescindible y que en muchas ocasiones es blanco de ataques de aquellos que no desean que la conciencia obrera exista. Sin embargo, esta defensa no resta para que el consiliario inste a que la conciencia obrera y el sindicalismo se reactiven ahora que el trabajador los necesita más que nunca, pese a que las circunstancias no sean las mejores.
Sobre la actividad de su organización ante esta situación la HOAC apoya a los obreros católicos para que formen parte activa de la vida sindical del país, ya que la forman cristianos trabajadores que quieren construir un mundo obrero digno, que han de  conozcer y defiender sus derechos humanos declara Alvar Miralles. El cual afirma que la HOAC apoyará y animará a los obreros a una huelga general  contra una reforma que va contra el trabajador y apoya al mercado, si realmente busca el apoyo al más pequeño.

Así la Hermandad Obrera de Acción Católica trata de que valores y derechos se aúnen y que los pobres no solo hereden el reino de los cielos sino que puedan vivir con dignidad en esta vida terrenal.

Unidos por el trabajador

Dos voces muy distintas que claman por los derechos laborales y critican esta reforma.  Así tanto los anarquistas y materialistas de la CNT como los católicos de la HOAC pueden verse las caras en una próxima huelga general siempre y cuando el objetivo sea uno: el trabajador.

Agradecimientos:

–    Julio Reyero y a toda la CNT Madrid
–    Richard de Librería Malatesta
–    Álvaro Sánchez Castrillo
–    Camino Cañón Loyes
–    Pino Jiménez presidenta de HOAC y a toda la organización
–    Alvar Miralles, Consiliario del movimiento

J.David Pérez-García (Proyecto de periodista y utopista)
Jotade92 en twitter

Anuncios